[Recap] 5×12 Doctor Who: The Pandorica Opens

Por | 21 de junio de 2010, 18:02

El artículo que vas a leer en TVlia puede contener información del futuro argumento de la serie. Lee bajo tu propia responsabilidad

No soy imparcial, con estos recaps. Supongo que ya os habíais dado cuenta, pero soy un fan. Así, en negrita y cursiva. Y no lo pongo en mayúsculas porque va contra el libro de estilo, pero si no, iría en mayúsculas. Quizá peque de entusiasta y haya calificado mejor de lo que muchos otros fans —en cursiva, pero no en negrita— han calificado algunas de las historias más flojas de esta temporada. Pero no os dejéis engañar por mi entusiasmo, porque lo que os voy a decir ahora es una verdad objetiva e indiscutible: The Pandorica Opens es probablemente uno de los mejores episodios de Doctor Who de todos los tiempos.

Llevamos toda la temporada preparándonos para esto. No, corrijo, llevamos cinco temporadas preparándonos para esto. Cuando el Noveno Doctor apareció en nuestras pantallas en 2005, el arco de temporada —Bad Wolf— era poco más que una anécdota. Después los arcos empezaron a volverse más intrincados: Torchwood formaba parte de la narrativa de un episodio de la segunda temporada, Mr. Saxon tuvo mucho que ver con los acontecimientos de la tercera y en la cuarta, con una elegancia sobrenatural, varios elementos que parecían no relacionados cobraron sentido de repente: la Proclamación de la Sombra, las abejas, los planetas desaparecidos... El siguiente paso era este. Con una capacidad para elaborar historias complicadas y enrevesadas fuera de lo común, Moffat ha sabido construir un arco de temporada que forma parte de todas —o casi todas— las historias de la temporada sin que éstas dejen de ser episodios independientes.

¿Y qué mejor forma de recordárnoslo que con el comienzo de este episodio? Vincent van Gogh, Churchill, River, Liz Ten, todos envueltos en una carrera a través del tiempo y el espacio para hacerle llegar un mensaje al Doctor. Bravo. Y esa sensación de perentoria urgencia, de carrera contrarreloj —otro de los temas recurrentes en esta temporada— no se detiene en ningún momento del episodio. Es emocionante sin llegar a ser agotador. River, Amy y el Doctor están corriendo hacia sus respectivos destinos sin saber que cuando lleguen se arrepentirán de haberlo hecho.

The Pandorica Opens salta del terror a la comedia con una naturalidad pasmosa, o incluso los mezcla. La escena en la que la cabeza del cyberman abandonado en la cámara de la Pandórica se abre dejando al descubierto el cráneo fosilizado va dando saltitos por la frontera entre el terror más absoluto y la comedia slapstick. También tiene sus momentos tiernos, como básicamente todos los que comparten Amy y Rory, o también uno que presagio que pasará mucho más desapercibido: cuando al final del episodio, en plena explosión del corazón de la Tardis, River dice con absoluta serenidad «I'm sorry, my love».

Al fin y al cabo estamos hablando de un episodio que lo tiene todo. Literalmente todo. Sontarans, Daleks, Cybermen, Hoix, Silurians, River Song... Un episodio que nos lleva de sorpresa en sorpresa hasta la sorpresa final: la Pandórica encierra algo terrorífico, sí, pero no a un monstruo, sino al ser al que temen los monstruos. Y es que ese es el otro tema de la temporada que vemos revisitado: ¿quién es el Doctor desde el punto de vista de sus enemigos?

La semana que viene, la conclusión: el Big Bang.