Cinco razones para ver The Office (USA)

Por | 13 de septiembre de 2010, 13:02

La versión americana de The Office es para mí una de las más grandes comedias de la Historia de la Televisión y una de mis series favoritas. El día a día, nunca exento de sucesos surrealistas, de los trabajadores de una sucursal de una industria papelera en la pequeña ciudad de Scranton, capitaneados por un excéntrico jefe, cuentan con varias versiones a lo largo del mundo desde que Ricky Gervais ideara el formato original para la BBC.

La que más éxito y repercusión ha tenido a nivel internacional es, junto a la británica, la estadounidense, cuya séptima temporada se estrena el próximo 23 de septiembre. Y como la fecha está a punto de llegar, nosotros te damos cinco razones por las que, si no sigues esta serie, no debes perdértela e incluirla entre tus obligaciones semanales:

  1. Por lo descacharrante de sus guiones. Las situaciones más absurdas han tenido lugar entre las paredes de esta oficina. "La culpa" de esto lo tiene el extenso y magnífico equipo de guionistas con que cuenta The Office, gente muy joven con grandes dotes para el humor. Dos ejemplos de ello son B.J. Novak, un reputado comediante de la stand-up estadounidense, y Mindy Kalling, nominada este año al Emmy al Mejor Guión de Comedia por Niagara, quienes entraron en el equipo con apenas 25 año y que demuestran que juventd no está reñido con ingenio.
  2. Por el jefe de la orquesta: Michael Scott. Sin Steve Carell interpretando al excéntrico director de la sucursal, Michael Scott, la serie no sería lo mismo. Michael Scott es la antítesis de todo posible jefe que hayamos conocido. Sus barrabasadas ponen de los nervios a sus empleados, por no hablar de sus ligues y sus propios jefes. llega a meterse con el vestuario o la aparencia física de sus trabajadores, pero eso no lo hace más odioso, sino que refuerza su imagen de niño pequeño. Con frases impagables (en castellano y más en inglés), Michael Scott es uno de los personajes masculinos más divertidos de la televisión actual.
  3. Por la plantilla de personajes. Pero The Office no es sólo Michael Scott, sino también los personajes que lo acompañan cada día en la oficina y que también merece la pena destacar. Entre todos sobresale el extrañísimo Dwight Schrute (Rainn Wilson), fiel seguidor de Michael en todas sus locas aventuras y con una curiosa familia que vamos conociendo en algunos de sus episodios. Pero no sólo está él, sino también el tranquilo Stanley (Leslie David Baker), siempre con su libro de crucigramas en las reuniones de la sala de conferencias, la modosita y resignada Pam (Jenna Fischer); las bromas a Dwight de Jim (John Krasinski), y sus divertidas caras... Y la lista sigue. Ahora la tenéis que completar vosotros.
  4. Por la forma en que está rodado. The Office es un mockumentary, un falso documental que se aprovecha de las características de este género para intentar transmitir la sensación de realidad que conseguimos cuando rodamos un vídeo casero o un reportaje, por poner dos ejemplo. Aquí, los actores miran a cámara, ésta se mueve de un lado para otro, persigue a los personajes... La pena es que no es real, porque en la vida real no hay situaciones tan surrealistas. Pero da igual, la serie es divertida de todos modos.
  5. Por los diálogos. Hablaba antes de las situaciones que se inventan los guionistas para cada uno de los episodios. Pero además están los diálogos, el cruce de palabras entre los personajes. Os dejo algunos de ellos al final de este post. Los actores, según dijo Jenna Fischer en una ocasión, tienen una pequeña parcela para improvisar. Comprobad por vosotros mismos cómo resuelven las situaciones.

La séptima temporada está a punto de comenzar. ¿Os queréis poner al día o empezáis a disfrutar con The Office a partir del 23 de septiembre?

La séptima temporada de The Office estará disponible a partir del 24 de septiembre en nuestras Descargas del Día: Viernes

En TVlia:

Foto: Kikirikiaga