[Recap] 1×10 The Big C: Divine Intervention

Por | 28 de octubre de 2010, 19:02

El artículo que vas a leer en TVlia puede contener información del futuro argumento de la serie. Lee bajo tu propia responsabilidad

En lo que llevamos de temporada hemos visto en muchas ocasiones a Cathy ha intentado aprovechar el tiempo con todo aquello que ella consideraba que no se había atrevido a hacer durante años de autocontrol pero ha llegado la hora de enfrentarse a las consecuencias de sus actos. Era de esperar que tarde o temprano Cathy recurriese a Dios en busca de algo de paz pero el primer paso para conseguir estar contenta consigo misma (sea por la razón que sea) es arreglar los problemas que ha generado su actitud, que no son precisamente pocos.

Marlene, finalmente, se atreve a darle la bofetada que (tal vez) haga mucho que se merezca porque lleva semanas ensimismada y es que el cáncer no justifica su comportamiento destructivo. Paul es una de sus víctimas, pero también Andrea que decide dejar el instituto por culpa de las mentiras de Cathy. Y una cosa es fastidiar su matrimonio (que tarde o temprano se acabará) y otra muy diferente es destrozar el futuro de Andrea.

Pero en esto de las mentiras Cathy no tiene la exclusiva y Andrea no lanzará la primera piedra porque no está libre de pecado. Se aprovecha del cliché de la chica negra con family issues para zafarse de Cathy (apuesto lo que sea a que no fue la única que se lo creyó) pero por suerte ésta está en su fase de búsqueda de redención y no cesa en su empeño por recuperarla. Además, obliga a Adam a pedirle perdón (aunque incluya lamer su taquilla) porque sabe que ambos se necesitan y, por qué no, en el futuro Adam puede encontrar en Andrea un gran apoyo para afrontar lo que le viene encima.

Y hablando de recuperar amistades, parece que Cathy y su vieja amiga Rebecca están en camino de recuperar la suya. Ninguna de las dos se ha comportado como la amiga perfecta, y nunca lo serán, pero sería una pena malgastar el tiempo en reproches. ¿Y qué si Rebecca quiere estar con Sean? El problema es de ellos pero difícil lo tienen si no pueden no mantener ni una conversación seria con los pantalones puestos.

Por último me dejo a Paul, que anda completamente perdido después de ver a su mujer con Lenny y hace lo que se espera de él, es decir, dejarse llevar. ¿Pero cómo reaccionará ahora que Cathy le ha confesado que tiene cáncer? Ya lo veremos la semana que viene pero es lógico que empiece con él su tabula rasa particular porque, en el fondo, es la opción más sencilla. Ya ha visto cuál fue la reacción de Sean (y la de su hijo se la imagina) así que mejor empezar por el último al que ha dañado con su comportamiento. Esperemos que no se lo tome como una excusa aunque la verdad es que desde fuera lo parece.

En el recap de la semana pasada yo reclamaba un paso adelante de la trama y parece que estamos en ello, tan sólo pido que no se quede en nada como otras veces. ¿Cathy conseguirá acabar la temporada sin mentiras?