Los Globos de Oro 2011 sorprenden (pero no tanto)

Por | 17 de Enero de 2011, 18:24

La noche ha sido larga e intensa pero lo que más interés ha suscitado en los análisis posteriores de la 68ª edición de los Globos de Oro no ha sido la lista de ganadores sino la peculiar presentación de Ricky Gervais, que en esta ocasión repetía como maestro de ceremonias. La actuación de Gervais ha causado un gran revuelo porque muchos consideran que sus comentarios fueron groseros y fuera de lugar pero ¿acaso no vieron la ceremonia del año pasado?

Bajo mi punto de vista, sus comentarios fueron tan cáusticos como los de este año con la diferencia de que anoche iban dirigidos hacia actores considerados intocables. Estoy segura de que si hubiese limitado sus burlas a la ajetreada vida de Charlie Sheen las críticas serían mucho más favorables pero, entonces, no sería el Ricky Gervais que tanto nos gusta. Si os lo perdisteis, os recomiendo que veáis su monólogo inicial y os haréis una idea de por qué medio Hollywood le odia y sólo por limitarse a decir lo que muchos espectadores pensamos de este tipo de premios.

Pero vayamos a comentar la lista de ganadores, que es lo que nos interesa. Si algo queda claro mirando tanto los pronósticos del equipo de TVlia como vuestras previsiones queda demostrado que no nos ganaríamos la vida como futurólogos.

En el apartado de comedia la clara ganadora ha sido Glee que se llevó tres importantes premios consolidando así el éxito que cosechó el año pasado. Además del premio a la mejor serie de comedia, también ha visto como premiaban a dos de sus actores más queridos, Chris Colfer y Jane Lynch. Pero si estos premios no han sido ninguna sorpresa, todavía lo ha sido menos que Jim Parsons ganase el premio a mejor actor de comedia gracias a las innumerables manías de Sheldon Cooper.

Por otro lado, se ha vuelto a repetir el peculiar fenómeno que consiste en premiar en la categoría de mejor actriz de comedia un personaje de una serie que tiene más de drama que de comedia. Si el año pasado la ganadora fue Toni Collette por United States of Tara, este año le ha tocado el turno a Laura Linney por su magnífica actuación en The Big C. Esto ya empieza a parecer un patrón.

En drama, en cambio, la cosa ha sido algo diferente porque la ganadora ha sido Boardwalk Empire, la fantástica serie ambientada en la Atlantic City de la época de la ley seca, que consiguió el premio a la mejor serie dramática y al mejor actor protagonista. Steve Buscemi le arrebató el premio al favorito, Bryan Cranston, que de nuevo se vuelve a casa con las manos vacías pero es que en esta categoría todos se lo hubiesen merecido. Pero la mayor sorpresa llegó en la categoría de mejor actriz de drama en la que Katey Sagal, que con su interpretación de la poderosa Gemma Teller en Sons of Anarchy, se hizo con un galardón que parecía destinado a Julianna Margulies.

Por último, la producción franco-alemana Carlos dio la sorpresa al ganar contra pronóstico el premio a la mejor miniserie desbancando a The Pacific. Pero dónde no hubo sorpresas fue en el apartado de interpretación porque tanto Al Pacino por You Don’t Know Jack como Claire Danes por Temple Grandin aparecían en todas las quinielas.

En general, parece que los Globos de Oro este año han querido premiar mayoritariamente a propuestas, lo que ha ido en contra de series ya consolidadas como Mad Men que hasta ahora arrasaba (y con razón). Algunos se alegrarán del reconocimiento a Glee pero yo, si de algo me alegro, es de que por fin se reconozca a dos actores de toda la vida como Steve Buscemi y Katey Sagal. ¿Y a vosotros qué os han parecido? ¿Justos ganadores?

Foto: Tumblr