Un año sin Lost

Por | 23 de mayo de 2011, 18:01

El artículo que vas a leer en TVlia puede contener información del futuro argumento de la serie. Lee bajo tu propia responsabilidad

Hace ya un año Lost se despidió para siempre con un capítulo de dos horas y media de duración. Un final que dio lugar a dos bandos irreconciliables: los fans satisfechos y los fans que sentían que les habían tomado el pelo durante seis temporadas. Sin embargo, a pesar de nuestro amor/odio por el final de la serie tenemos que descubrirnos y admirar el enorme impacto mediádito y social de Lost. La serie cambió la forma de entender la televisión y se convirtió en un fenómeno mundial y en todo un referente televisivo.

La serie que se estrenó en septiembre de 2004 revolucionó la pequeña pantalla. Ninguna serie hasta ese momento había conseguido manejar la intriga, los flashbacks y los flashforwards como ella. Ninguna serie tenía unas season finale de infarto al nivel de Lost. Además de la calidad de la producción, el uso de las redes sociales e internet para promocionar y mantener a los seguidores enganchados fue tremendo y muy efectivo.

Quien no haya sido seguidor de la serie, quien no haya sido un lostie no puede entender lo que la serie significó para muchos de nosotros. Lost te podía hacer reir gracias a personajes como Sawyer o Hurley. Lost te daba esperanza, te daba alegrías. Habia momentos de profunda camadería, de amistad, de amor pero también de traición, lágrimas, miedo y tristeza. Todo ello mezclado de manera magistral y acompañado con la imprescindible música de Michael Giacchino. Lost creaba dependencia, te hacía pensar, elaborar teorías y te daba pistas, algunas llevaban a callejones sin salidas otras no. Cada nueva temporada era celebrada por los seguidores y en cierta manera impulsó la aparición de muchos blogs, entre ellos el mío.

El ciclo se inició con un ojo abriéndose y se cerró con el mismo ojo cerrándose. Admito que a pesar de que pertenezco al grupo que se sintió traicionada con el desenlace no pude contener las lágrimas con esa escena final. Cuando Lost finalizó también lo hizo una parte de mi vida que había sido importante. Lost fue más que una serie de televisión, fue tema de conversación durante mucho tiempo, hice amistades gracias a ella, conocí a muchos bloggers y fanáticos que hicieron la experiencia Lost mucho más entretenida. Porque ciertamente la serie fue vivida más como una experiencia multicompartida que como una serie que veías en la soledad de tu salón.

Cuando comencé a ver la serie no podía imaginar que estaba presenciando el nacimiento de una nueva era televisiva. Un puñado de personajes de diversas edades, etnias, creencias y habilidades habían sobrevivido a un accidente de avión en una isla que resultó ser mucho más que un paisaje idílico. Pronto aparecieron los extraños ruidos, los otros, el humo negro, Rousseau. Descubrimos gracias a los flashbacks que de alguna manera todos los personajes y todas las historias estaban conectadas. Nada era casual, todo parecía formar parte de algún plan. Dharma, los números, Widmore, las estaciones, Benjamin Linus; hicieron acto de presencia y cambiaron completamente el concepto que teníamos de Lost. Estábamos viendo una serie de personajes, un drama, ciencia ficción, thriller. La mezcla de géneros le sentaba bien a Lost, aunque por encima de todo es un drama y eso es algo que nunca deberíamos haber olvidado.

El punto fuerte de la historia son sus personajes. Jack, el hombre que no quiere tomar el mando ni las decisiones difíciles pero que es un líder nato. Sawyer, el estafador que aprovecha cualquier ocasión para sacar provecho pero que en el fondo tiene su corazoncito y que poco a poco fue haciéndose con la historia resultando uno de los personajes más interesantes de toda la serie. Kate, la mujer intrépida de pasado trágico y criminal que levantaba pasiones. John, el parapléjico que vuelve a caminar y que es todo un hombre de fe. Y podría seguir así durante horas hablando de la generosidad de Hurley, el sacrificio de Charlie, la devoción paternal de Michael, la fascinante mirada de Benjamin Linus, la tristeza y fortaleza de Juliet, el amor inmortal de Desmond, la pesada carga de un pasado militar que Sayid intenta dejar atrás... y muchos más. Porque si de una cosa estaba sobrada la serie era de personajes.

Lost nos dio viajes en el tiempo, submarinos, osos polares, constantes, amor, muerte, avionetas cargadas de droga, visiones fantasmagóricas, un par de accidentes aéreos, y un coctel perfecto de emociones. La mitología de la serie, la parte que más me fascinaba y la razón por la que la seguía, era de lo más interesante pero no supieron mantenerla ni darle un sentido, y eso es uno de los mayores fallos de la serie, no supo cumplir con las altas expectativas que ella misma se había autoimpuesto.

Hay momentos de Lost que nunca olvidaré, por ejemplo, algunas de las frases que se dicen a lo largo de las seis temporadas:

I've looked into the eye of this island, and what I saw was beautiful. - John Locke

If we can't live together, then we're going to die alone. - Jack Shephard

See you in another life, brother. - Desmond Hume

If you say live together, die alone to me Jack, I'm gonna punch you in your face. - Rose Nadler

We have to go back! - Jack Shephard

We’re not going to Guam, are we? - Frank Lapidus

Don't tell me what I can't do! - Jon Locke

Son of a bitch! - James 'Sawyer' Ford

Dude! - Hugo 'Hurley' Reyes

Y estas por citar algunas de las que más recuerdo y que más me gustaron. Aunque también quiero hacer un pequeño repaso para hablaros de las cosas que más me gustaron de la serie.

Personaje: Desmond Hume, no fue de los primeros pero fue uno de los más interesantes, con una gran historia detrás y un punto trágico que te partía el corazón.

Escena: La llamada de Penny y Desmond. Si no has llorado con este momento es que eres inmune a todo, muerte de la madre de Bambi incluída.

Muerte: La de Charlie Pace, me pareció totalmente innecesaria pero muy intensa.

Odiaba: Iliana, un personaje sin sentido que no aportaba nada a la historia y que no hacía más que caminar de un lado apra otro de la isla. Me alegré de que saltase por los aires.

Adoraba: Vincent. Me encantan los perros y el detalle de que Jack no muera solo sino que Vincent permanezca a su lado me pareció realmente tierno.

En fin, un año sin Lost. No les perdono el final pero les agradezco el viaje, uno de los más emocionantes que he tenido la suerte de disfrutar. Puede que dentro de varios años una serie recoja el testigo, por ahora ninguna lo ha conseguido, aunque varias lo han intentado.

See you in another life, brother

Foto: The Lost Boys

Comparte este artículo