[Recap] 1×10 Game of Thrones: Fire and Blood

Por | 24 de junio de 2011, 22:30

El artículo que vas a leer en TVlia puede contener información del futuro argumento de la serie. Lee bajo tu propia responsabilidad

Fuego y sangre. Tras la muerte, o mejor dicho asesinato, de Ned Stark, señor de Invernalia, podemos decir que el Reino de Poniente está en guerra. La pérdida de Ned afectará muy duramente a los suyos. Ahora los Lannister y los Stark son enemigos irreconciliables, la lucha entre leones y lobos promete ser sangrienta.

Arya ha conseguido salir de Desembarco del Rey. El hermano de la Guardia de Noche, actúa con rapidez, le corta el pelo mientras la niña aguanta las lágrimas por su padre, la hace pasar por un chico y la une al grupo que va a llevar al Muro, al norte. En ese mismo grupo Arya se encontrará con el bastardo del Rey Robert, Gendry el aprendiz de armero. La huérfana y el bastardo parece que se harán amigos. Arya debe tener cuidado y no desvelar a nadie su identidad; cualquiera la vendería sin dudar a los Lannister.

Sansa es una "prisionera" en la corte. Sigue prometida con Joffrey y tiene que soportar sus burlas y vejaciones, como cuando la lleva a ver las cabezas de los traidores, entre ellas la de Ned, clavadas en picas. La joven está rota de tanto llorar pero aguanta la estremecedora visión. Algo que molesta a Joffrey. Este pequeño Lannister nunca será un buen rey, es cruel, infantil y orgulloso. Sansa a punto está de tirarlo por un puente, su mirada lo dice todo, pero sutilmente, el Perro, lo evita. ¿Por qué? ¿Por qué no la castiga? Se muestra gentil con ella e incluso la aconseja. Sorprende su comportamiento. La actriz está sensacional en esta escena. ¿Conseguirá vengarse algún día? Tiene acceso a Joffrey y podría hacerlo, aunque luego la matarían pero tras haber sufrido tanto tal vez no le importe.

En Invernalia Bran ha soñado de nuevo con el cuervo de tres ojos, ese sueño le lleva a la cripta donde están enterrados sus antepasados. Osha, la salvaje, lo lleva hasta allí porque en su sueño el niño veía a su padre en ese lugar. Al llegar se encuentran con el pequeño Rickon y su lobo huargo Peludo. Rickon parece muy molesto y ha bajado a la cripta familiar por el mismo motivo que Bran, soñó que su padre estaba allí. Cuando vuelve al castillo el Maestro le da a Bran la fatal noticia.

Catelyn y Robb sufren la pérdida de Ned juntos. Ella tiene muy claro lo que hay que hacer, rescatar a las chicas y vengarse de los Lannister. Matarlos a todos. Me encanta la dignidad que desprende esta mujer, la escena en la que va andando por el campamento, con todos los hombres haciendo reverencias a su paso, para llegar al bosque y derrumbarse por fin demuestra la fuerza de esta mujer. Y Robb está rabioso y dolido, la muerte de Ned desata su furia. ¿Algún Lannister estaría así de triste por la muerte de Tywin? Lo dudo mucho. Ambas familias son muy diferentes, mientras que entre los Stark hay amor y honor entre los Lannister reina el odio y la desconfianza.

Más tarde veremos a Catelyn visitar a su prisionero de oro, Jaime Lannister. La conversación entre ambos nos muestra a un Jaime orgulloso a pesar de la derrota. Ante las preguntas de Catelyn confiesa que él tiró a Bran desde la torre pero cuando ella le pregunta por qué lo hizo, el se encoge de hombros; por un momento la fachada de hombre duro y despreocupado pareció disiparse. ¿Se arrepiente Jaime de ese acto? Creo que si.

Durante una reunión con sus banderizos Robb se convierte en Rey del Norte. Sus hombres creen que ha llegado el momento de darles la patada a los reyes de Desembarco del Rey y ser independientes. Todos sus banderizos le juran lealtad. Así que el enfrentamiento ya no será sólo por la venganza sino que también por el Trono. Aún no sabemos nada de Renly ni de Stannis, los hermanos del Rey Robert, que también tienen derecho al trono. ¿Qué les parecerá a ellos que Robb entre en la disputa?

Los Lannister. Cersei, se está acostando con Lance, el joven que ejercía de escudero del Rey. Tywin está furioso porque su hijo está prisionero. Así que debe reorganizar sus planes de batalla, además Robb es mejor estratega de lo que esperaba. Las tropas se reagruparán en Harrenhal y enviará a Tyrion a Desembarco del Rey para que sea la Mano del Rey, eso sí, le recalca que no debe llevarse a la prostituta. Aunque el gnomo no está dispuesto a renunciar a Shae.

Tywin es un hábil jugador, él no desea el Trono de Hierro, no desea ser Rey, pero si que desea el poder, manejar y controlar a su antojo los designios del reino desde la sombra. No es el único. Todos ansían poder y usan diferentes métodos para lograrlo.

El Gran Maestre Pycelle, ese anciano, lento y algo desorientado no es lo que aparenta. Este hombre ha servido a tres reyes y hay que ser muy listo para seguir vivo en la corte durante tantos años. Vio como el Rey Aeris era consumido por la locura, vio como el Rey Robert vivió su reinado rodeado de enemigos y ahora está al servicio del Rey Joffrey. ¿Cómo ha conseguido aguantar tanto tiempo en la corte? Mintiendo, mostrándose como un viejo, como alguien que no representa una amenaza, alguien débil, senil, inofensivo. Esa ha sido su táctica y le ha funcionado. Otros personajes han usado su inteligencia para aguantar y medrar en la corte, Varys y Petyr son un claro ejemplo.

En una escena que me ha encantado vemos a estos dos personajes en la Sala del Trono hablando de su mútua admiración pero también de sus recelos. Hace tiempo que se conocen, ambos son inteligentes, precavidos y saben lo que se juegan al vivir en la corte. Sus conversaciones son siempre un toma y daca. Confieso que cada vez me está gustando más el personaje de Varys.

En el Muro, Jon Nieve intentará dejar la Guardia para dar alcance al ejército de Robb pero sus compañeros y amigos lo perseguirán y lo llevarán de vuelta. Hay un momento muy emotivo en el bosque cuando los tres jóvenes le recuerdan a Jon su juramento. Un juramento que le obliga a quedarse en el Muro. Más tarde el Lord Comandante organizará y encabezará una expedición para saber que está pasando al norte del Muro ya que muchas aldeas de salvajes han aparecido abandonadas, se sabe de más cadáveres que han vuelto a la vida y se oyen incesantes rumores de Caminantes Blancos.

Y por último, Daenerys. El personaje que más ha evolucionado de la serie y el que más me ha gustado. Creo que la elección de la actriz Emilia Clarke ha sido un grandísimo acierto. Tras despertarse en su tienda Daenerys descubre que su hijo ha muerto, parte del pago por salvar la vida de Drogo. Y así es, Drogo está vivo pero es un vegetal. Mirri Maz Duur la engañó, ahora Daenerys no tiene nada. Su hijo ha muerto, su esposo ni siente ni padece y el khalasar se ha separado.

Así que la joven debe tomar decisiones muy difíciles. Decide matar a Drogo porque una vida como esa no merece ser vivida, lo asfixia con un cojín con sus propias manos. Decide liberar a los esclavos. Y decide entrar en la gran hoguera en la que están ardiendo el cadáver de Drogo, los tres huevos de dragón y la sacerdotisa que la traicionó. Cuando el fuego se consume, sir Jorah encuentra a Daenerys sentada entre las cenizas. Está desnuda pero bien, el fuego no la ha quemado y junto a ella tres pequeños dragones. Daenerys renace como una mujer fuerte, como una Targaryen de la sangre del dragón. Ahora ya no es una niña, no es un peón, es una aspirante al Trono y con esos tres dragones, que deberán crecer, podrá reclamar el Reino de Poniente.

Y así ha terminado la primera temporada de Game of Thrones. Diez capítulos que me han sabido a poco y que he ido disfrutando con un entusiasmo creciente. No me pondré ahora a alabar las virtudes ni a enumerar los defectos de la serie, que los tiene, eso lo dejo para otro día. Me quedo con la imagen de Daenerys desnuda y poderosa mirando el amanecer y sabiendo que ahora las cosas serán muy diferentes. Toca esperar hasta la próxima temporada.

Comparte este artículo