Diez años de The Office

Por | 11 de julio de 2011, 21:00

Pocas personas pueden decir que han cambiado la forma de hacer y de entender la televisión. Ricky Gervais y Stephen Merchant forman parte de ese selecto club. El pasado 9 de julio se cumplieron diez años del estreno de The Office. Comedia británica creada por Gervais y Merchant, cuyo impacto mediático aún se hace notar y con una tremenda influencia en la cultura popular, gracias, en gran parte, a las versiones que se hicieron de la serie original.

The Office es una sitcom que se enmarca dentro del género del falso documental o mockumentary, y que nos muestra el día a día en una oficina perteneciente a una empresa que se dedicaba a la venta de papel. Una oficina situada en Slough, Inglaterra. Una oficina como hay miles en el mundo. ¿Y esto es divertido? No me imagino como pudieron Gervais y Merchant venderles la idea a los de la BBC pero lo consiguieron. Es fácil explicar de que va The Office, lo difícil es explicar por qué es divertida y genial. El gran punto a favor de la serie es el estilo de falso documental. Eso la hace diferente y le aporta un realismo crudo que te hace sentir incómodo. Y ese es uno de los hallazgos de The Office, el humor incómodo, el humor políticamente incorrecto, el humor en el límite del buen gusto. Un humor difícil de digerir. Cuando la serie se estrenó sus índices de audiencia no fueron buenos, pero el tiempo la ha convertido en una obra de culto y referencia indiscutible para los amantes de las series.

Existen dos temporadas de seis capítulos cada una más dos especiales de Navidad, que se grabaron un año después de finalizar la segunda temporada. Los capítulos duran cerca de media hora mientras que los especiales rondan los cuarenta y cinco minutos cada uno.

En cuanto a los actores, Ricky Gervais se reservó el papel del jefe de la oficina, un hombre llamado David Brent, un ser patético y triste. Un imbécil. Un metepatas profesional. Un inútil. Un payaso. Un personaje al que se odia o se ama. Gervais nos regala un personaje excesivo, con el que es difícil empatizar pero por el que se puede sentir lástima. Viendo la serie no se puede evitar pensar como un ser tan incompetente e inepto ha llegado a jefe de una oficina. Sin embargo lo peor de David Brent no es que sea un trabajador incapaz, lo peor es que se cree gracioso, simpatico y respetado por sus subordinados. Nada más lejos de la realidad.

Tim Canterbury , es interpretado por Martin Freeman, un empleado que lleva varios años en la empresa, que detesta su trabajo, que se encuentra alienado y aburrido y que está enamorado de Dawn Tinsley (Lucy Davis) la recepcionista. Tim es el personaje más positivo de la serie. Un tipo simpático, trabajador, ocurrente y tierno. Se encuentra en un momento vital en el que no sabe muy bien que hacer, si dejar el trabajo y estudiar o seguir en la empresa. Lucy es callada, eficiente y paciente. La química entre ella y Tim es evidente desde el primer momento y sus miradas y sonrisas lo dicen todo. Ellos llevan el peso de la historia romántica en The Office. Lucy está comprometida con otro hombre y Tim no se decide ni a cambiar de vida ni a declararle su amor.

Gareth (Mackenzie Cook) es el pelota de la oficina, un tipo extraño que es el blanco de las bromas de Tim y Lucy. Existen más personajes, trabajadores de la oficina que se mueven entre la fotocopiadora, la máquina de café y la mesa de trabajo.

The Office ha sido adaptada en diferentes países. La versión más conocida es la americana emitida por la cadena NBC y que tuvo, hasta ahora, a Steve Carell como protagonista indiscutible. Existen versiones en Francia, Brasil, Israel y Alemania, y se habla de un futura versión en China.

Tras la serie los mejor parados fueron sus creadores. Gervais y Merchant siguieron trabajando juntos en obras como The Ricky Gervais Show y Extras. A Lucy Davis podéis verla en Studio 60 de Aaron Sorkin y Reaper. Martin Freeman, que actualmente se encuentra rodando The Hobbit, no ha parado de trabajar desde entonces. Podéis verlo en películas como Love Actually o series como Sherlock.

La serie recibió varios premios, entre ellos el de mejor comedia inglesa en el 2002 y el Globo de Oro a la mejor comedia en el año 2004. Sorprendentemente, Ricky Gervais ganó el Globo de Oro, en ese misma edición, como mejor actor de comedia.

Diez años y The Office sigue tan vigente ahora como entonces. Os dejo con este vídeo final de David Brent, me puede este hombre. No dejéis de ver la serie. En Amazon podéis encontrala y también en la Fnac a precios más que recomendables.

Foto: Fan Pop / Tallbaby