[Recap] 6×23 Futurama:The Tip of the Zoidberg

Por | 20 de agosto de 2011, 16:08

El artículo que vas a leer en TVlia puede contener información del futuro argumento de la serie. Lee bajo tu propia responsabilidad

El capítulo de esta semana además de divertido fue emotivo, en conjunto fue un episodio genial. Hacía tiempo que no se centraban en Zoidberg, uno de los personajes más divertidos de la serie, y me ha gustado conocer la historia existente entre él y el Profesor Farnsworth. Uno de los pocos capítulos de esta temporada que me ha gustado realmente y donde además se explora la psicología de los personajes, en este caso la del “M”D de Planet Express.

Al regresar de una entrega Fry trae la mano llena de pinchos, así que acude a la consulta de Zoidberg para que le cure. Craso error. Tras varios intentos fallidos toda el equipo de Planet Express, excepto el Profesor Farnsworth, terminan en la consulta de otro médico. Esta parte de la historia muestra la total incompetencia del doctor Zoidberg, no sabe nada de medicina humana ni de anatomía humana pero aún así el Profesor lo mantiene en nómina.

Me he reído mucho con la progresión de la enfermedad de Fry, lo que empieza con una mano herida se convierte acto seguido en la ictericia de los Simpsons, nuestro amigo repartidor se vuelve amarillo y dice una frase característica de Bart Simpson. Después la enfermedad avanza y llega al estadio de síndrome de Garfield, donde Fry es naranja y cita al orondo gato diciento: Odio los lunes. Le sigue la gangrena de los Muppet, ahora es verde y también cita a la rana Gustavo. Por último veremos como se vuelve azul, como los pitufos.

Mediante flashbacks insertados a lo largo del capítulo sabremos como se conocieron Zoidberg y el Profesor. Fue en el 2927, ambos trabajaban para Mamá y participaban en una peligrosa misión en otro planeta. Debían matar a un yeti tritoriano y sacarle el veneno mortal que llevaba dentro. Pero el equipo de combate muere a causa de la hipermalaria tritoniana, una enfermedad incurable que puede matar en 24 horas o permanecer latente durante años. Farnsworth está infectado, así que se arriesga en solitario a matar al yeti, pero John Zoidberg no le abandona e intenta ayudarlo. Durante la misión el yeti araña al Profesor y casi liquida al crustáceo, pero Farnsworth consigue matarlo y salvar a su amigo.

El Profesor le pide a Zoidberg que se quede con él y el día que la enfermedad se manifieste acabe con su sufrimiento. Zoidberg acepta, se queda trabajando para el Profesor y le promete que cuando sea necesario acabará con su vida.

El momento parece haber llegado; Farnsworth empieza a padecer los terribles síntomas de la hipermalaria, así que le pide a su buen amigo que cumpla su palabra. Sin embargo hay una condición, que lo mate por sorpresa. Zoidberg intentará acabar con él de varias maneras hasta que el resto de los trajadores de Planet Express lo sorprenden y lo encierran.

Zoidberg encuentra un pelo en la bata del Profesor y se da cuenta de que no sufre hipermalaria, así que huye de Planet Express y va a ver a Mamá para pedirle acceso a la única cosa que puede salvar la vida de Hubert.

Es muy interesante la reunión entre estos dos personajes. Ambos conocen desde hace años, Zoidberg incluso la llama por su nombre de pila, Carol. Zoidberg podía haber sido rico pero eligió quedarse con su amigo, el hombre que le salvó la vida, el hombre por el que la arriesgó. Nunca creí que el crustáceo fuese tan leal y desinteresado; tanto que le da a Mamá todo lo que tiene, un triste cupón para broncearse, con tal de salvar a Farnsworth.

Mientras tanto, en Planet Express, la tripulación descubre la verdad y deciden matar al Profesor entre todos. Así pues crean una inmensa y compleja máquina para que hacerlo. Una jugada realmente brillante por parte de los guionistas, la máquina es espectacular y a nivel visual resulta increíble.

Zoidberg llega en el último momento, explica que lo que padece el Profesor es yetismo, cuyos síntomas son iguales a los de la hipermalaria. En ese instante vemos a Farnsworth empezar a transformarse en un enorme monstruo peludo. Con ayuda de la cabeza del yeti que le pidió a Mamá, Zoidberg cura a su buen amigo.

Con todo resuelto el equipo decide celebrar la curación de su jefe con una tarde bronceándose. Zoidberg triste sabe que no puede ir pues Mamá se quedó con su cupón, pero Hubert Farnsworth, en agradecimiento, lo invita y podemos ver como los dos se alejan caminando como cangrejos.

Después de ver este capítulo me quedo con las ganas de que hagan uno para Amy, me gustaría saber como terminó en Planet Express, o uno sobre la juventud de Zapp. Por cierto, sigo echando en falta a Mordisquitos, hubiese sido divertido verle en la máquina asesina participando de la eutanasia colectiva.