[Recap] 7×06 Weeds: Object Impermanence

Por | 5 de Agosto de 2011, 21:04

El artículo que vas a leer en TVlia puede contener información del futuro argumento de la serie. Lee bajo tu propia responsabilidad

Sé que soy muy pesada pero no me cansaré de decir que, en mi opinión, y aunque Nancy es la protagonista de la serie, el personaje clave de esta séptima temporada de Weeds está siendo claramente Silas, y este episodio no ha hecho más que confirmarlo. Pero empecemos por el principio, es decir, con el accidentado reencuentro con Heylia, que ya se nos adelantó al final del episodio de la semana pasada.

Si no recuerdo mal, desde la tercera temporada no habíamos vuelto a ver a Heylia. Su personaje desapareció como muchos otros aprovechando el cambio de escenario tras el incendio de Agrestic y ahora ha vuelto a aparecer muy convenientemente como la MILF porque nada se pierde, solo reaparece en una forma diferente. Y dado los antecedentes de la relación entre Heylia y Nancy, es normal el recibimiento agresivo que le dispensa y es que no es para menos. Por cierto, que levanten la mano los que hubiesen preferido que en lugar Dean hubiese salido de la cabaña Conrad. Todos ¿no? Lástima de oportunidad perdida.

¿Pero por qué reaparece el personaje de Heylia? La excusa era la falta de suministro pero en realidad su objetivo era el de remover la relación entre Nancy y Silas. Ambos tenían una conversación pendiente sobre Lars, el padre biológico de Silas, y no es que no tuviesen ocasión anteriormente ya que últimamente han compartido muchas horas de viaje, pero ninguno de los dos se atrevía a hablar sobre el elefante que había en la habitación. Pero Heylia le propino a Silas el empujoncito que necesitaba para hablar con su madre. ¿Y qué mejor escenario que una plantación de marihuana rodeada de trampas mortales?

La conversación no nos descubre nada nuevo excepto que Nancy no le dijo nunca a Judah que Silas no era su hijo, algo que por otro lado ya intuíamos, pero este descubrimiento hace que su hijo se aleje un paso más de ella. Como sugiere Heylia (y de alguna manera también los títulos de crédito), Nancy está acostumbrada a ser el sol alrededor del que giran el resto de personajes/planetas y Silas ahora está en el punto más alejado de su órbita. La lógica (y las leyes de la física) nos dicen que tarde o temprano volverá a acercarse al sol, con comentarios como que todo lo hace para recupera a su hijo Stevie, Nancy no se lo está poniendo nada fácil.

Mientras tanto, en Nueva York, Shane sigue con su plan de llamar la atención de su madre. Ahora sabemos que se matriculó en la asignatura de Justicia Criminal Aplicada en busca de una idea para el negocio familiar, que le llegó, como siempre, por casualidad. Y también por casualidad, esto coincide con la repentina obsesión de Andy por montar un negocio propio bastante absurdo y que Shane puede aprovechar para conseguir una tapadera para su madre.

El principal problema que le veo a esta trama no es que sea mucha casualidad (que también) sino que esta misma táctica ya la han utilizado antes en dos ocasiones: primero montaron una pastelería y después una tienda de ropa de bebé. Ahora cambiamos los pasteles y la ropa por un accesorio para bicicletas pero la idea es la misma. Tengo la esperanza de que Nancy piense cómo yo y que reconozca que esto no es una buena idea, algo que enfadaría todavía más a un Shane desesperado por conseguir como sea una muestra de afecto de su madre.

Seguramente el negocio de la Copenhague Wheel seguirá adelante pero espero que no vuelvan a repetir viejos patrones. Está bien esto de remarcar que quieren volver a los orígenes pero todo tiene un límite y tal vez están estirando demasiado la cuerda. Estamos a punto de llegar al ecuador de la temporada así que esperemos que cada vez tengamos menos episodios de transición y por fin entren en harina.