Misión Eurovisión termina mal, muy mal

Que haya que hacer un programa especial para buscar el representante español para el Festival de Eurovisión, es comprensible. No tanto que dicho programa tenga que ser tan casposo, aburrido y que acabe con la elección de estos malos imitadores de Take That, llamados Nash. Como pueden ver, su I love you mi vida no me convence para nada.

La canción elegida sigue el estupidísimo canon de TVE: "palabras repetidas en inglés" y "estribillos con sílabas que no signifiquen nada pero sean fáciles de recordar". Como dice Guille Ortíz en su blog: No en mi nombre.