House, maltratado en Cuatro

Está claro que House es el programa estrella de Cuatro. Semana a semana le arranca puntos de share a Los Serrano, que están en claro declive desde hace meses, tanto en calidad como en resultados. Eso debería suponer que es una serie que la cadena mima, y que trata de hacerla atractiva a los espectadores que poco a poco se van sumando a la propuesta.

Pues ayer sucedió todo lo contrario: los abusos de la cadena estuvieron a punto de hacerme desistir de ver la serie por los canales "ordinarios". Para empezar el retraso habitual para conseguir enganchar a los que ven Camera Café; veinte minutos de retraso amenizados por un insoportable Surferos TV y una pausa que superó los diez minutos. Finalmente, treinta segundos después de que finalizase el exitoso programa de Telecinco empezó House... para hacer un corte de treinta segundos al poco después. Pero, peor todavía, a escasos diez minutos de nuevo otra de esas breves pausas para, un cuarto de hora después, estropearnos de nuevo el clímax con un larguísimo intermedio.

Si a eso le sumamos que el episodio era muy interesante pero de los complicados en cuanto a su trama médica, tenemos un House casi imposible de seguir, en el que desafortunadamente toda la carga dramática y humorística queda diluida por las decenas de anuncios, el retraso, etc.

Dos cosas están claras: si vuelven a repetir esta absurda estrategia me buscaré la vida para poder verla en condiciones; además, desde luego con ello costará mucho conseguir nuevos aficionados a la serie, que se sentirán como si estuviesen viendo una especie de minutos dramáticos entre anuncio y anuncio. Muy mal.