Sé lo que hicísteis… por buen camino

Eran muchas las cosas que podían salir mal con el cambio de programa semanal a diario. Aunque quizás es demasiado pronto con un solo programa para echar las campanas al vuelo, la verdad es que el estreno de este nuevo formato comprimido ha sido interesante.

Patricia Conde y Ángel Martín han estado estupendos, muy sueltos y no se han notado prisas ni nervios. El humor autocrítico, marca de la casa, ha sido constante y muy bien dirigido, especialmente con las pullas acerca de la nueva duración del programa.

Hay alguna sección nueva que no añade nada nuevo, pero que suponemos se irá puliendo con el paso del tiempo. Los guionistas, geniales en esta prueba de fuego, parecen no tenerle miedo al agotamiento que puede suponer multiplicar los contenidos: la conversación entre Martín y Carmen Hornillos -fuente habitual de mofa- ha sido divertida, así como el reportaje sobre un día de la Semana Santa en Málaga, marcado por la ausencia de Antonio Banderas, que se ha convertido en el hilo argumental del mismo.

Mis felicitaciones preventivas al equipo, que esperemos siga manteniendo este nivel todos los días.