Se suicida la participante de un reality norteamericano

Existen ocasiones en las que pretender establecer una relación causa y efecto para generar una noticia no viene demasiado a cuento o simplemente puede ser prematuro. Es lo que, a mi juicio, ha sucedido con el suicidio de Cheryl Kosewicz, la participante de un reality show, Pirate master, que fue cancelado por falta de audiencia.

Aunque se le ha tratado de encontrar una explicación relacionada con su expulsión del programa, lo cierto es que la participante, abogada de profesión, había sufrido el suicidio de su novio recientemente, y no atravesaba un buen momento. Aunque no deja en buen lugar a los productores del programa, no cabe culpar a sus responsables de la muerte de la mujer.

Las urgencias y el amor al escándalo de este tipo de producciones pueden poner en un brete a cualquier individuo desequilibrado, pero no se puede crucificar impunemente por alguien que decidió voluntariamente intervenir en el programa y ponerse ante la luz pública.

Enlace: Se suicida la concursante de un reality show de la CBS