Entrevista a Robert Knepper (T-Bag)

Esta es una entrevista donde Robert Knepper, T-Bag en Prison Break, habla sobre su vida persona y cómo cambió cunado comenzó con la exitosa serie. Habla sobre el ascenso a la fama, sobre su relación con su hijo y sobre la huelga de guionistas. Interesante entrevista.

¿Qué nos espera de T-Bag para el resto de temporada?

Muchos amigos me escriben preguntándome: “¿Qué pasa contigo? Con lo buenas que fueron para ti las 2 primeras temporadas”, y yo les digo: “Esperad, Aún sigue ahí”. T-Bag lleva pasando inadvertido varios capítulos, observando lo que pasa a su alrededor, pero le veréis haciendo de las suyas muy pronto.

¿Se sorprende la gente cuando te ve por la calle?

Una vez, estando en un hotel en Dallas esperando al ascensor, las puertas se abrieron y dentro había una idílica pareja, ambos rubios y de ojos azules. Cuando las puertas del ascensor se abrieron pegó un tremendo chillido y al momento se puso todo colorada, pues se había dado cuenta de que yo soy el actor y no el personaje. Es una gran sensación, afectar al público hasta ese punto. Al menos sienten algo. Lo que no me gusta es cuando mi hijo sangra y se me acerca una señora a preguntarme si me podía sacar una foto.

¿Eso te ha pasado?

Sí, aquí en Dallas. Estaba en la piscina con mi hijo, se tropezó golpeándose la cara contra el suelo. En ese momento una señora se me acercó y pude haberle dicho: “¡Que te jodan! ¡Mira a mi hijo!” Pero simplemente contesté: “Deme un minuto”. Cuando eres uno de esos actores que va de trabajo en trabajo piensas en que algún día llegará tu gran éxito, y ese momento me ha llegado. No con 20 años, sino con 40, así que me siento como “Jo tío, Esto es genial.” Así que no puedo ir a la persona que vio a mi hijo sangrando y decirle “¡Que te jodan!”

¿No te resulta extraño interpretar a un psicópata y luego llegar a casa y ser un padre cariñoso?

Bueno, intento desconectar mientras conduzco de vuelta a casa. Cuando entro por la puerta es como: “Papá, vamos a jugar”. Es una buena forma de equilibrar una cosa con la otra. Mi hijo es mi vida. De hecho me ayudo de este amor para interpretar a T-Bag. Sé que suena como una dicotomía, pero cuando tienes un hijo, te centras más en tu trabajo. Me siento como si de verdad fuese capaz de hacer cualquier cosa por mi familia. Incluso matar.

¿Cuando será suficientemente mayor como para ver la serie?

No lo sé… ¿35? No, supongo que 12, aunque seguro que para entonces ya estará expuesto a cosas mucho peores. Lo verá y pensará: “¡Oh!, mi padre interpreta a un violador pedófilo. Eso no es nada.”

La huelga de guionistas ha interrumpido la mitad de la temporada. ¿Cómo es eso?

Sinceramente, cuando escuché por primera vez sobre la huelga pensé: “Gracias a Dios”, necesitaba un pequeño descanso. Pero ya empiezo a sentir que necesito volver a interpretar a T-Bag, aunque creo que mi mujer es más feliz mientras yo trabajo.

Enlace: Entrevista a Robert Knepper