La Sexta, aprendiendo de lo malo

Esta noche La Sexta emite el segundo episodio de la segunda temporada de Shark. Y lo hace nada menos que más allá de la medianoche. Sin comerlo ni beberlo, una de las series insignia de la cadena desaparece en lo más profundo de su parrilla, a la hora a la que su público objetivo está por ahí tomando copas o cenando con amigos.

Después de anunciar la serie a bombo y platillo, de promocionarla hasta el cansancio y el aburrimiento puro, se libran de ella de una forma muy poco digna. Exactamente lo que hace Antena 3 con 24 o TVE con Perdidos. Parece como si una mano negra se dedicase a maltratar productos interesantes en beneficio de patrios culebrones camuflados tipo Sin Tetas no hay Paraíso o Herederos.

Y no es que a mí me interese demasiado la serie del abogado; de hecho me aburre. Sin embargo, considero que tiene una calidad más que aceptable y un abundante número de seguidores que, aunque no marquen el mágico 20% de share, suelen identificarse con la cadena y correr la voz. Muy mal gesto de la cadena que comienza a tomar nota de las peores maniobras de las cadenas veteranas.