‘Life’: un principio poco prometedor

Aquellos que esperábamos una serie especial, original y novedosa nos dimos un buen batacazo con el primer episodio de Life, emitido ayer por Telecinco. Como es habitual en las series norteamericanas la factura era impecable, y las interpretaciones más que correctas.

Sin embargo, la primera trama resultó de lo más aburrido y convencional, un niño asesinado y localizar al culpable. Todo muy convencional, por mucho que nos quieran vender a un protagonista peculiar, parecido a House en lo extravagante pero opuesto a él en cuanto a su humor.

Daba la impresión de estar viendo una serie del montón pese a su factura. Lo único que podría salvarla en el futuro es quizás llegar a saber por qué su protagonista fue encerrado en la cárcel y por qué fue liberado. Sin embargo, y pese a que el arco argumental pueda ser atractivo, no me veo enganchándome a esta serie si no consiguen que la historia cerrada de cada episodio sea más original o interesante.

De momento, le daremos una oportunidad. Y, por cierto, oremos para que las moscas publicitarias de los estrenos que ocupan media pantalla pasen de moda.