Reseña: ‘Saturday Night Live’ (ESP)

SNL España

Anoche Cuatro nos mostró su visión del Saturday Night Live para España. Estos fueron los resultados.

El programa empezó un poco mal: 15 minutos más tarde de lo previsto y anunciado durante bastantes días. Los motivos: pueden ser muchísimos, desde nivel de producción hasta imprevistos técnicos, pero ensayando 18 horas al día durante una semana, tal y como dijo Antonio Resines en riguroso directo -más toda la pre-producción-, y tratándose de un estreno del calibre de Saturday Night Live, Cuatro no debería haberse permitido eso, porque de entrada es algo que ya no juega a su favor.

Aun así, supieron dar parte del retraso a la audiencia correctamente, utilizando una cuenta atrás como aviso en pantalla intermitente, para algo más productivo que para meter molestos banners de autopromoción.

Contenidos del formato

Como comentámos, para los que no conozcan el formato, SNL basa su esqueleto en cuatro pilares base:

  • Los sketches de actualidad y de situación.

  • Los monólogos.

  • Los invitados famosos que conducen/presentan cada programa.

  • La actuaciones musicales.

Los sketches fueron densos, sin fuerza autónoma y con bastante poca gracia. En pantalla tenemos programas y series en emisión que saben crear y arrancar los gags mucho mejor. Pero sobre todo, que saben hacer gags a partir de algo más que el sexo, ya que prácticamente en todos los sketches el contenido sexual era un elemento casi obligatorio. En el sketch del restaurante italiano tuvieron lógica esas alusiones (y aun así fueron demasiado brutas y forzadas), pero hubo otros casos, como en el sketch final de Antonio Resines en los que el propio actor y las continuas alusiones al miembro, fueron de verdadero coitus interruptus.

El primer monólogo de Antonio Resines fue, en mi opinión, demasiado atropellado. Demasiado nervio guionizado, una cuasi ¿publicidad? gratuita de Red Bull nada más empezar...

Vimos algunas caras famosas, sobre todo, de la propia cadena, como Paula Vázquez o Lola González de Fama, entre otros.

Respecto a actuaciones, la primera corrió a cargo de El Canto del Loco.

Puesta en escena

Algo común es el follón, barullo, jaleo, alboroto, tumulto, gresca... que se lía en todos los sketches. Es un recurso frecuentemente utilizado en la profesión para crear ritmo cuando no se puede conseguir a golpe de guión. Los programas tipo La Noria son verdaderos expertos en estas artes (ojo, evidentemente no es una comparación directa de SNL con La Noria).

Por cierto, es toda una tendencia actual que se vean claramente a los técnicos, regidores, cámaras... de los programas de televisión. En SNL salían casi de forma obligada en cada paso de sketch... al igual que el constante rótulo de directo, no sé hasta que punto deberían de mostrarse y reiterarse esas cosas... existen otras formas más sutiles y con más estilo (para mostrar que estamos en un directo, me refiero al rótulo sobreimpresionado). Aun así, soy totalmente partidario de que los programas muestren a sus técnicos en emisión, a ver si así la gente se da cuenta de que la tele la hacen muchos profesionales, y no sólo el cámara y los presentadores.

Interpretación

Un formato como SNL es un gran reto interpretativo para cualquier actor. Pero, hay ciertos aspectos que realmente no entiendo por dónde los quiere enfocar el programa: me refiero a los papeles de cada uno. Durante la corta duración de SNL, en ningún momento conseguí sacar a Antonio Resines de su papel de Diego Serrano (one-registro man); lo mismo me ocurrió con Pepe Viyuela, y su papel de Chema en Aída; y lo mismo también con Secun de la Rosa, como Tony en Aída.

Cosa distinta fue por ejemplo, con Edu Soto, quien no tuvo nada que ver en su papel de camarero italiano que en su papel de rockero.

En resumen, no me quedó claro cómo quiere enfocar el SNL español este aspecto, si hacen su papel de personajes conocidos o intentan interpretar un perfil del guión... que algunos no consiguieron, si es el caso. Aún así, SNL es toda una demostración de nivel interpretativo de un actor y capacidad de cambiar de registros en menos de un minuto.

Veo SNL como una buena plataforma de lanzamiento de nuevos artistas con futuro, pero siempre que vayan apoyados de un actor/personaje famoso, para que no se contradiga el funcionamiento del programa.

Valoración

Bastante mejorable respecto a guión, sobre todo si los siguientes guiones se piensan desde y en España. Yo también tuve la sensación de estar viendo echar unas risas a un grupo de amigotes, más que ver un guión currado. Técnica correcta. Y por último, al menos, unos 10 ó 15 minutos más de duración.

Principal problema: no engancha, y tampoco entretiene.

Anotación de Miguel A. M.: Teniendo en cuenta que *Saturday Night Live es un programa musical, sus responsables deberían tener en cuenta que esto no es lo mismo que esto: