The Amazing Race: el reality por excelencia

Phil Keoghan, presentador de The Amazing Race

Muy pocos realities cuentan con cierta calidad en cuanto a contenido y maravillosa producción. La idea de ofrecer concursos documentados, nos invita a formar parte de la angustia, las vivencias y el aprendizaje de los concursantes. Como espectador, llegamos a formar parte de la competencia, como un integrante más del equipo, aunque sea desde nuestra casa.

The Amazing Race es un reality show con gran inversión, estructura flexible, personajes inolvidables. El programa ganador de ocho premios Emmy siempre tiene algo nuevo que ofrecer. Es por eso que después de 15 temporadas todavía atrae las miradas del mundo entero.

Once equipos. Trece etapas. Un solo premio: un millón de dólares. Después de un largo proceso de selección, los equipos integrados por familiares, amigos, parejas inician una carrera alrededor del mundo. Aparte de competir por el gran premio, superan sus miedos, enfrentan a sus fantasmas, sus fobias y comparten con nosotros todo ello.

Los participantes de la gran carrera son personas con gran carisma. Inmediatamente te ganan sus historias de amor, de superación personal, del cómo enfrentan el mundo sin darle gran importancia a sus limitaciones, edad, género. Hemos visto desde el equipo de jóvenes porristas; el padre apoyando a su hijo, ambos homosexuales; una madre que compite a lado de su hijo sordomudo; hermanos que se llevan más de una década de edad; novios con relaciones complicadas; parejas de adultos mayores. Cada uno nos deja una enseñanza distinta.

Las temporadas se graba meses antes de su transmisión. Con el material capturado a lo largo de la carrera, se procede a la selección de tomas, historias que, al final, se nos muestran en un total de doce a catorce episodios. Aquí es donde entra el trabajo de guión. Así es... Un reality requiere guionistas que se encargan de destacar los momentos más importantes o emotivos de la carrera. Ellos son los responsables de que amemos u odiemos a algunos equipos.

Otra etapa de gran importancia en The Amazing Race es la edición. ¿Por qué la edición? Es el elemento que se encarga en mantenernos en suspenso, mantiene cierto ritmo y nos hace sentir dentro de la carrera. Hay que pensar que son un promedio de trece entregas. Entre programa y programa debe de crearse la tensión, la anticipación, de lo que viene. El montaje sugiere preguntas tales como: ¿Nuestro equipo favorito se mantendrá al frente?, ¿podrán llegar superar el miedo a las alturas?, ¿dejarán de pelearse para trabajar en equipo?

El problema se presenta cuando los equipos carismáticos e interesantes se van eliminando poco a poco de la carrera. Aunque no ocurre con demasiada frecuencia, es algo que llega a suceder en algunas temporadas — no quiero spoilear a nadie, estoy hablando de manera general — Aún así se las ingenian para mantenernos al pendiente hasta la resolución de la competencia. Mantienen un equilibrio con los elementos de los lugares que visitan: cultura, costumbres, historia, comida, idioma.

De las temporadas que he visto — acepto que no han sido todas — la que me resultó más interesante fue la 14ª temporada. Para esa temporada en específico hicieron una gran selección en el casting. Luke, un joven sordomudo y su madre, Magie,  fueron el equipo que más llamaron la atención. Claro que la producción no hace a un lado a las personas con capacidades diferentes, al contrario. Muchas veces son los que dan las sorpresas más valiosas a lo largo del programa. Sí, aprendemos a través de sus experiencias. — Definitivamente, me declaro fan de este equipo.

Otro aspecto que hace interesante a este reality es lo que ocurre detrás de cámaras. Se ha generado bastante polémica sobre las condiciones de la carrera, algunas decisiones que no aparecen en cámara, contratiempos menores que a veces cuestan perdida de tiempo afectando directamente a los equipos. Son detalles que nunca conoceremos con certeza pero si genera curiosidad.

El programa estadounidense, creado por Elise Doganieri y Bertram van Munster, producido por el gran Jerry Bruckheimer, cuenta con ediciones independientes en todo el mundo: The Amazing Race, The Amazing Race Asia, The Amazing Race: A Corrida Milionária en Brasil, HaMerotz LaMillion en Israel y la nueva producción argentina, The Amazing Race en Discovery Channel. Si tuvieras la oportunidad, ¿entrarías a la carrera?

Descarga: The Amazing Race (15x01—15x05)

Foto: Reality TV Magazine