[Guía de Visionado] Doctor Who (y VI): El Último de los Señores del Tiempo

El décimo Doctor y Rose Tyler

A lo largo de la década de los 90 hubo varios intentos de revivir Doctor Who, a cuál menos afortunado. El único que triunfó, la TV Movie de 1996, habría sido mejor que no hubiera triunfado. Después, la nada. Durante mucho tiempo parecería que Doctor Who estaba definitivamente acabado. Pero desde el año 2000, un reconocido guionista británico, Russell T. Davies hizo lo posible y lo imposible por recuperar la gloria que le correspondía a Doctor Who. La única pregunta era ¿sería capaz? No te pierdas los cinco capítulos anteriores de esta guía antes de seguir leyendo.

¿Quién es Doctor Who?

Para el retorno de la serie se tomaron varias acciones para adaptarla más al paladar del espectador moderno. Lo primero fue ajustar la duración de los episodios, que ahora serían de aproximadamente 45 minutos; lo segundo, ajustar las historias a un sólo episodio —o dos como mucho— para mantener la atención de unos televidentes cada vez más veleidosos.

¡Corre!

En un principio hubo voces en la comunidad whovian levantándose contra Russell T. Davies: al fin y al cabo sus credenciales no guardaban mucha relación con la ciencia ficción —Queer As Folk, Bob & Rose— y no daba impresión de ser la persona adecuada para encaminar al Doctor en una nueva etapa. Pero si algo estaba claro sobre RTD es que él mismo era un fan de la serie, e incluso había escrito una novela oficial durante el periodo en dique seco de la serie.

Pero uno de los puntos más conflictivos fue la elección de Cristopher Eccleston para interpretar el papel del noveno Doctor. Eccleston no se correspondía con el aspecto que se suponía que tenía que tener el Doctor. Era un actor dramático, sin talento conocido para la comedia. Si a eso sumamos el descubrimiento de que la primera companion sería interpretada por Billie Piper, ex ídolo pop adolescente, los fans no estaban contentos con el revival, y eso no auguraba nada bueno.

Y entonces llegó Rose

Dalek

Todas las dudas se disiparon cuando se emitió el primer episodio, una aventura titulada Rose. El éxito fue arrollador, y de pronto el Reino Unido parecía estar sumido en una whomanía como la que experimentó en los 60. La interpretación de Eccleston como el Doctor era brillante, con ecos de algunos de los doctores recordados con más cariño, pero sobre todo reminiscente de Tom Baker. Seco, ingenioso, distante pero cariñoso a su manera, el Doctor volvía a la televisión como si nunca se hubiera ido.

Pero algunas cosas habían cambiado. La primera es que, era la primera vez desde la regeneración del segundo Doctor al tercero que dicha regeneración no se mostraba en pantalla. La explicación fuera de las cámaras es que no querían alejar a nuevos espectadores con algo tan confuso como una regeneración en el primer episodio. La explicación dentro de las cámaras es que había ocurrido durante la Guerra del Tiempo, un acontecimiento apocalíptico que había cambiado al Doctor.

Regeneración

Pero la Guerra del Tiempo no sólo se había llevado al octavo Doctor consigo: también habían desaparecido los Daleks, los Time Lords y sus respectivos planetas, Skaro y Gallifrey. Así que, al principio de Rose, el Doctor es un personaje distante, pero lo es por una razón. Y aún con su distancia, no puede evitar preocuparse por los demás, aunque lo intente, y cuando oye a una joven en peligro en el sótano de un centro comercial, no duda ni un segundo antes de cogerle la mano y decirle la que se convertirá en su frase por excelencia: «¡corre!».

¡Ex-ter-mi-naaaar!

Esa chica resultó ser Rose Tyler (Billie Piper), la primera companion de la serie revivida. A diferencia de otras companions, Rose tenía una vida antes de empezar a viajar con el Doctor: tenía una madre que le echaba de menos y un novio que se ponía celoso. Ambos acabarían viajando en la Tardis, la primera, Jackie Tyler, por accidente, y el segundo, Mickey Smith, como pasajero regular.

Jack Harkness

Otro companion inolvidable es el capitán Jack Harkness. Originalmente un capitán de la Agencia del Tiempo del siglo 51, el capitán Jack Harkness tenía feromonas superevolucionadas, lo que le permitía ligar con cualquier persona —hombre o mujer o alienígena— que se le pusiera delante sin demasiado esfuerzo.

La primera temporada estaba yendo fenomenal. Los índices de audiencia llegaban a los niveles de la edad de oro de Doctor Who, en la que, recordemos, la BBC no tenía competencia. Tanto era así que al final de la temporada de 13 episodios, la BBC requirió un episodio adicional, un especial de Navidad de una hora. Sin embargo, Christopher Eccleston había decidido dejar el papel y nada le habría hecho cambiar de opinión.

David Tennant

Para evitar el desastre en potencia que ello resultaba, la BBC anunció inmediatamente a su sustituto, David Tennant. Después la historia lo probaría, pero el desenlace de la primera temporada (Bad Wolf/The Parting of the Ways) con el sorprendente retorno de los pimenteros más terroríficos del continuo espacio-tiempo, los Daleks, y la impactante regeneración del Doctor por primera vez en la serie revivida vaticinaban que lejos de menguar, el interés del público británico y —esto era nuevo— internacional no dejaba de crecer.

El Instituto Torchwood

Igual que a lo largo de la primera temporada las palabras Bad Wolf habían formado una especie de leit motiv, a partir del especial de navidad de 2005, The Christmas Invasion, ya protagonizado por David Tennant, se empezó a hablar de una misteriosa organización conocida sólo como Torchwood.

Cyberman

El origen de este nombre no es otro que el propio título de Doctor Who. Cuando se empezaron a montar los episodios de Doctor Who_ antes de que se volviera a emitir, el interés por filtrarlos era tan grande que ni los archivos de la BBC eran un lugar seguro para almacenarlos. Así que todo se etiquetaba con un anagrama de _Doctor Who que no levantase sospechas. Y ese anagrama era Torchwood.

La química entre el décimo Doctor y su companion Rose era increíble en el especial de Navidad, y fue mejor aún a partir de New Earth, el primer episodio de la segunda temporada. A lo largo de esta temporada la relación entre ambos se fue estrechando, mientras descubrían cada vez más información inquietante sobre Torchwood, incluído que ellos mismos fueron los responsables de su fundación (en Tooth and Claw).

El episodio doble The Rise of the Cybermen/The Age of Steel marcó el retorno de los otros grandes némesis del Doctor, los implacables Cybermen, aunque en una versión de una dimensión alternativa con un aspecto y una historia distintos, pero eso sí, igual de crueles.

Martha Jones

Finalmente, en el desenlace de la segunda temporada, Army of Ghosts/Doomsday, todas las líneas llegaron a un apoteósico cruce: Londres se vería invadido no solo por Cybermen, sino también Daleks; el Instituto Torchwood revelaría sus verdaderas intenciones y el Doctor se vería obligado a tomar una difícil decisión: el mundo o Rose. Por primera vez la despedida de un companion era aún más lacrimógena de lo que había sido la de Adric en los 80.

El sonido de los tambores

El especial de Navidad de 2006 se presentaba sin companion fija que aprovechar, así que decidieron traer una estrella invitada. La elegida para el episodio especial, que se llamó The Runaway Bride fue Catherine Tate, una figura de la comedia británica, que interpretaba a Donna Noble, una eterna trabajadora temporal con un talento especial para perderse grandes acontecimientos que se materializó repentinamente en la Tardis el día de su boda. Donna demostró ser un cambio refrescante: lo discutía todo, era ruidosa y gritona y no dejaba que nadie se aprovechase de ella... o eso creía.

Army of Ghosts

La nueva companion para la temporada de 2007 sería Martha Jones (Freema Agyeman), una joven estudiante de medicina con una mente inquieta y una familia un poco complicada. Aunque Martha suele salir mal parada en las listas de los mejores companions lo cierto es que protagonizó alguno de los mejores episodios de la serie nueva, como The Shakespeare Code o Human Nature/The Family of Blood y el excepcionalísimo _Blink_. Durante esta temporada se presentó por primera vez a los Judoon, los torpes policías galácticos; y a los sumisos Ood, que reaparecerían poco más tarde.

Otra primera vez de esta temporada es la primera historia de tres episodios (Utopia/The Sound of Drums/Last of the Time Lords), que además marcó el retorno del último archienemigo que quedaba por volver: el Maestro. Russell T. Davies se pasó todo el año diciendo a cuantos periodistas quisieran escucharle que aborrecía al personaje y que nunca le traería de vuelta, de modo que cuando apareció en pantalla la sorpresa conmocionó al Reino Unido.

John Simm como el Maestro

DoctorDonna

Tras los hechos de Last of the Time Lords, Martha decidió quedarse atrás en la Tierra cuidando de su familia, lo que dejaba al Doctor solo una vez más justo a tiempo para una aventura navideña. Y su acompañante esta vez sería una estrella internacional que ya era conocida antes por utilizar Cybermen en sus coreografías: Kylie Minogue. El episodio Voyage of the Damned fue histórico en muchos aspectos. El primero, que con 72 minutos era el episodio más largo de Doctor Who hasta la fecha, exceptuando The Five Doctors; el segundo, y más importante, que supuso la primera vez que la serie nueva superaba en audiencia, valoración y share a la serie original. Doctor Who era más popular en el Reino Unido de lo que nunca lo había sido.

Donna, Martha y el Doctor

Una sorpresa que nos deparaba la cuarta temporada de la serie revivida fue la companion. A lo largo de 2008, el décimo Doctor estaría acompañado ni más ni menos que por Donna Noble, que se había vuelto a encontrar con él por una serie de asombrosas coincidencias (ver Partners in Crime). A lo largo de la temporada, Donna va dando pistas de que nunca quiere dejar la Tardis, y se llega a sentir tan unida al Doctor que los Ood les bautizan como el DoctorDonna.

Fue precisamente a lo largo de esta temporada que se hizo pública la noticia de que en 2009 David Tennant dejaría el papel del Doctor, a la vez que el actual equipo de producción, encabezado por Russell T. Davies, cedería el testigo a uno nuevo agrupado en torno a Steven Moffat. La noticia de la salida de Tennant, que en tres años se había convertido en el Doctor favorito de todos, superando por primera vez a Tom Baker, no hizo sino aumentar el interés.

Davros

El final de temporada de 2008 siguió con la tradición de ser aún más espectacular y apocalíptico que el anterior, revelando la vuelta de otro archienemigo más, en este caso Davros, el siniestro creador de los Daleks. Y no fue la única tradición que se honró: nuevamente, la companion principal debió marcharse,y esa despedida fue tan emotiva como las anteriores. Además, al tratarse de los últimos episodios no especiales de la serie tal y como existía en ese momento, todos los companions de esa etapa, así como los protagonistas de sus spin-offs, Torchwood y The Sarah Jane Adventures aparecerían en The Stolen Earth/Journey's End.

Los especiales de 2009 y el undécimo Doctor

Y ya nos plantamos en el presente—después de 46 años ya está bien. Las navidades de 2008 se emitió el primero de los especiales que dominarían el panorama entre la última temporada del décimo Doctor y la primera del undécimo, que se emitirá en 2010. En The Next Doctor, el Doctor se encontraba con el que creía que era una encarnación posterior de sí mismo, para descubrir una trama con esclavitud infantil, machismo y Cybermen en el Londres del s. XIX.

El siguiente —y último emitido a fecha de hoy— es Planet of the Dead, que conmemoraba la historia número 200 con un episodio en el que Michelle Ryan (The Bionic Woman) interpreta a una ladrona de altos vuelos con corazón de oro que se encuentra atrapada con el Doctor, varias personas más y un autobús londinense de dos pisos en un planeta lejano.

El Doctor y Lady Christina de Souza (Michelle Ryan)

Los tres especiales restantes, el canto de cisne de la época de David Tennant se emitirán a lo largo de los próximos dos meses, y forman una especie de mini-temporada con una continuidad interna. El primero, The Waters of Mars, se emite este domingo, 15 de noviembre. A partir de ahí podremos disfrutar de las dos partes de The End of Time en Navidad y Año Nuevo. Y a partir de 2010, el undécimo Doctor.

No se puede negar la significación cultural de _Doctor Who_, aunque solo sea por una cuestión de puro volumen: 200 historias, 753 episodios, 46 años, casi 350 horas (eso son quince días), ni más ni menos que once actores que han pasado por el papel principal y cuarenta y un inolvidables companions.

Y contando.

Descarga (torrent): Serie 1 (Noveno Doctor) | Décimo Doctor: The Christmas Invasion -  Serie 2 - The Runaway Bride - Serie 3 - Voyage of the Damned - Serie 4 - The Next DoctorPlanet of the Dead