Resincroniza tus subtítulos en 4 sencillísimos pasos con Jubler

Jubler

A mí la cosa que más rabia me da en el mundo es que no me coincidan los subtítulos con el audio al ver una serie. Bueno, a lo mejor he exagerado, y me dan más rabia las guerras injustas, la cancelación de Dollhouse, la pobreza y que Mariah Carey tenga una carrera artística. Pero aparte de eso, lo que más rabia me da es que no coincidan los subtítulos. La mayor parte de las veces lo único que hace falta es corregir ligeramente la sincronización, porque son dos versiones ligeramente distintas y sólo hay que adelantar o retrasar los subtítulos unas pocas décimas de segundo. Pues bien, la solución es fácil y aquí os la contamos.

El programa que vamos a utilizar es Jubler. La razón es que 1) es gratuito, 2) es multiplataforma (Linux, OS X y Windows, yay!) y 3) sirve para lo que queremos hacer. Si os queréis meter a cuestiones de edición o traducción de subtítulos más elaboradas, podría no ser la herramienta ideal, pero eso sobrepasa con mucho el propósito de este artículo. Descarga Jubler y pongámonos manos a la obra.

Paso 1: Abre el archivo de subtítulos con Jubler

Una vez que hayas instalado Jubler, tendrás que abrir el archivo de subtítulos. Para ello nos dirigiremos al menú Fichero, y ahí seleccionaremos Abrir. Aparecerá el siguiente diálogo, que aunque tiene pinta de ser complicadísimo, en realidad lo único que tenemos que hacer es darle a Aceptar.

Diálogo de abrir archivo

Paso 2: Comprueba los tiempos

A continuación, tomaremos nota del tiempo del primer subtítulo. No necesitamos apuntar los milisegundos, sólo minuto y segundo.

Ventana de subtítulos

Lo siguiente que debemos comprobar es en qué momento comienzan a hablar en nuestra versión del vídeo. Igual que en el caso anterior, necesitamos minuto y segundo.

Minuto y segundo en VLC

Esto lo podemos obtener de forma muy sencilla reproduciendo el vídeo en nuestro reproductor (por ejemplo, VLC) y parándolo en el momento en el que empiecen a hablar. Nuestro reproductor indicará en alguna parte el minuto y segundo en el que nos encontramos (el ejemplo es de VLC).

Paso 3: Ajusta los tiempos

Ahora viene el quid de la cuestión. Si hay una des-sincronización, es que hay una diferencia. En nuestro ejemplo, los subtítulos comenzaban en el tiempo 00:00, pero en nuestro vídeo comenzaban a hablar en el tiempo 00:19. Así que lo que tenemos que hacer es sumarle diecinueve segundos a los subtítulos.

Menú desplazar tiempos

Para eso, en Jubler lo primero que tenemos que hacer es seleccionar todos los subtítulos en la ventana de edición. Muy sencillo: hacemos clic en el primero, bajamos con la barra de desplazamiento hasta el último y hacemos Shift+clic en el último. A continuación vamos al menú Utilidades y seleccionamos Desplazar tiempos. Nos aparecerá el siguiente diálogo:

Diálogo desplazar tiempos

En él siempre dejaremos seleccionada la primera opción (En base a la selección del usuario) y en el desplegable seleccionamos + si queremos sumar o - si queremos restar, y en la cajita que está al lado ponemos cuánto queremos restar o sumar en el formato horas: minutos: segundos, milisegundos. Ahora viene lo más importante: por un fallo en Jubler es extremadamente importante que después de poner los tiempos hagamos clic en algún otro campo, o si no no nos reconocerá el cambio. A continuación pulsamos OK.

Paso 4: Guarda los subtítulos

Ya sólo nos queda guardar los subtítulos. Para eso vamos al menú Fichero > Guardar, que nos mostrará el siguiente diálogo:

Diálogo 'Guardar'

En el desplegable de arriba podemos seleccionar el formato de subtítulos en el que vamos a guardar nuestro archivo. El más estándar es SubRip (.srt), pero podéis experimentar a vuestro gusto. En cuanto a la codificación, lo más recomendable es UTF-8 si usamos Linux o Mac OS X. Si usamos Windows, es más adecuado ISO-8859-1. Si usas un sistema que no sea esos, seguramente te las sepas apañar solito.

Con esto habremos creado un archivo de subtítulos con los tiempos corregidos. Ya solo queda ponerle el mismo nombre que el archivo de vídeo y disfrutar de nuestros maravillosamente sincronizados subtítulos. ¿A que era fácil?