Black Books, o cómo no vender libros

Bernard Black

Una comedia puede ser negra por varios motivos. Por ejemplo, porque la fuente del humor son cosas que habitualmente no encontraríamos graciosas sino más bien al contrario. O, como en el caso de Black Books, simplemente porque no se lava con la frecuencia que debería. En realidad Black Books es una comedia negra por ambas razones, y es que como suele ocurrir con la comedia británica, si nos cuentan la sinopsis es más probable que nos echemos a llorar que a reír.

Bernard Black es el gruñón y malencarado propietario de una librería de viejo en Londres, con la peculiaridad de que odia vender libros y, sobre todo, odia a los clientes. Manny Bianco es un contable que, por un azar del destino, acaba siendo contratado por Bernard como ayudante en su tienda, y que, a diferencia de Bernard, es amable y voluntarioso. En cualquier caso, ninguno de los dos es particularmente bueno a la hora de vender libros, y pasan la mayor parte de su tiempo bebiendo vino —sea la hora que sea— con la propietaria de la tienda de al lado, Fran Katzenjammer.

Las historias son delirantes, las premisas irrisorias y el presupuesto menor que el necesario para poder coger un taxi en Londres. Y con todo eso tenemos una comedia redonda que nadie, nunca, debería perderse. Tres temporadas de seis episodios cada una forman esta pequeña perla de la comedia negra y un poco raruna.

Descarga (torrent): Black Books (Series One, Series Two, Series Three)