[Recap] 6×14 House: Private Lives

Cuidado. Este recap trata a detalle el episodio en cuestión. Te recomiendo que lo veas para comentarlo posteriormente.

Teníamos un mes fuera de las paredes del Princeton Plainsboro y, la verdad, se extrañaba bastante al equipo de diagnóstico de House. Mientras que la última entrega sale por completo del formato tradicional de la serie --- por cierto, magnífico episodio ---, Private Lives recuerda los casos clásicos sin perder el nuevo rumbo característico de la sexta temporada. Esta vez los doctores tendrán que ir más allá de lo privado para saber lo que se oculta detrás de la enfermedad o de ciertos comportamientos que podrían resultar extraños.

Iniciemos con el primer plano, el caso médico. Frankie --- interpretada por la actriz invitada Laura Prepon, Donna en That '70's Show --- es una blogger de 28 años que llega al hospital tras presentar moretones y sangrado inexplicable. La deficiencia en coagulación se explica tempranamente con una exposición a un veneno, una idea que se reforzó con la visita de Taub y Thirteen al departamento de la paciente. Una reacción negativa al tratamiento indicado los lleva al fallo de riñones.

Mientras los médicos continúan con el diagnóstico diferencial, Frankie comparte en su blog todo sobre su diagnóstico y sus médicos, pidiendo comentarios sobre decisiones vitales para su salud --- hasta los mismos doctores leen el blog para saber si pudieron pasar por alto ---. La siguiente vertiente del caso es descubierta por Chase, el fallo de una de las válvulas cardiacas misma que pueden sustituir con una plástica o una válvula porcina. Los lectores del blog dan su recomendación a pesar de lo que opina Taylor.

Antes de realizar cualquier procedimiento que marcaría la relación entre la paciente y su pareja, Frankie presenta un agudo dolor abdominal lo cual la lleva al quirófano de emergencia. Después de atender la complicación del apéndice descubren células cancerígenas, por lo que recomiendan un tratamiento experimental que resulta descartar la condición. La condición se complica cuando el hígado empieza a fallar. Y --- como siempre --- después de agotar todas las posibilidades, House piensa en lo obvio y salva el día.

Pasando a nuestros personajes favoritos, esto se pone mejor. El episodio nos lleva a cuestionarnos qué tan bien conocemos a nuestros amigos, si hay algo que oculten de su pasado o qué lo hacen. Todo empieza con Wilson intentando encontrarle una vida a House --- algo más allá de noches de películas pornográficas ---, por lo que sugiere una noche de citas rápidas --- saben el concepto, un bar, muchas mujeres que conocer, tal vez alguna que valga la pena ---. Obviamente nada que traiga a House.

Ver a House, con cara de fastidio, llegando al bar repleto de mujeres y hombres tratando de encontrar una pareja, impresionante. No se diga cuando empieza a hablar con Wilson y el agregado cultural, Chase --- otra pobre alma en pena. Lo divertido de este momento es el planteamiento de House con la apuesta que hace con Chase. Su cara de chico bonito va más allá de lo que puede ofrecer en cualquier otro aspecto. House gana otros merecidos 100 dólares, dejándole a Chase esa duda en mente.

Ahora lo interesante --- lo inimaginable --- la película pornográfica "protagonizada" por James Wilson. House encontró un sucio y oscuro secreto del pasado de Wilson, claro que no lo podía dejar pasar para fastidiarlo. Aunque promete no decir nada al respecto, esa promesa no incluye mostrar el descubrimiento al mundo. Al fin todo el hospital se entera por medio de cárteles y el anuncia casi espectacular en el lobby del hospital --- el remate señalado por Cuddy al final del episodio.

Wilson no se podía quedar tranquilo así que, con ayuda de Chase, encuentra algo que podría marcar la imagen de House: un libro de sermones. Y sí, de la misma forma lo publica, reparte copias del libro, hasta Foreman y Chase gastan unas bromas. Pero este libro va más allá de los sermones, fue escrito por el padre biológico de House. Es lógico que se tome este rumbo; después de todo House está afrontando su dolor a través de reconocer sus necesidades afectivas. No me extrañaría que en un futuro conozcamos al padre de House.

Al final, Private Lives es un episodio más en el estándar de la serie; no es malo pero tampoco excelente. Entretenido, con un caso médico desarrollado de manera interesante y que recuerda el estado emocional de sus protagonistas. Lo que me llamó la atención fue la dinámica entre Chase y Thirteen. ¿Soy sólo yo?, ¿Realmente van a desarrollar algo entre ellos? Lo veremos en lo que resta de la temporada.

Foto: TV Fanatic

Descarga: House — 6x14 Private Lives