Treme promete, la ciudad como protagonista

Desde que por primera vez tuve noticia de ella, Treme capturó poderosamente mi atención. Y es que lo tenía todo, una idea original, buena música, una cadena que suele ser garantía de calidad y la firma del mismo creador, David Simon, y guionista, el fallecido David Mills de la suprema The Wire.

Tras ver y madurar el primer episodio puedo decir sin temor que mis expectativas no han quedado defraudadas, ni mucho menos. De hecho, he querido plantear esta crítica del comienzo de lo que promete ser una gran serie de manera que esté totalmente libre de spoilers, porque merece la pena acercarse a Treme por primera vez como yo lo he hecho, sin saber prácticamente nada, sólo el argumento en líneas generales y ya.

El punto fuerte de todo el guión es que supone una trama de historias con diversos personajes, que sí, tienen mayor o menor relevancia pero que en realidad están supeditados a la que sin duda es la gran protagonista, Nueva Orleans. Treme (que se pronuncia 'tre-may') es en el fondo la historia de la reconstrucción de una ciudad como concepto abstracto, de la reconstrucción de la normalidad en la vida de todas las personas que la habitan.

Y si todo esto lo aderezamos con una buena dosis de jazz profundo y emotivo, sale una serie de la que no extraña enterarse que ya ha conseguido su segunda temporada, surge el principio, la semilla, de lo que puede ser una pequeña maravilla de la pequeña pantalla. Treme te gustará si te gusta el jazz, las historias profundas y los diálogos lentos pero magistrales, si no, merece la pena que le eches por lo menos un vistazo al primer episodio, porque es muy probable que aún así también consiga engancharte.

Foto: Aceshowbiz