Miley Cyrus no irá a Glee

Y menos mal, porque el asunto de los cameos y el faranduleo de famosillos en Glee estaba alcanzando cotas inaceptables. A mí me parece estupendo que determinado actor y personaje mediático de turno utilice la pequeña pantalla, pero con Glee, entre canciones de Madonna metidas con calzador, rumores y más rumores de Britney Spears, la grabación de un disco con Susan Boyle y la aparición de Neil Patrick Harris, a quien íbamos a empezar a echar de menos es a los verdaderos actores del elenco.

El caso es que al otro lado del charco parece que basta tener una cara mona, cantar con relativo acierto y mover las caderas aceptablemente para que te conviertas en individuo susceptible de pasar por los platós de Glee. Y quién menos que Hannah Montana, o su alter ego, Miley Cyrus (nunca supe bien cuál es cuál), para copar los primeros puestos en la lista de posibles cameos. Finalmente parece ser, y por iniciativa además de la propia actriz/cantante, que no será así.

Con esto se van cerrando poco a poco esta primera fiebre de musicales que hemos tenido este año, en parte por culpa de la serie, y más nos vale centrarnos en lo que se viene, porque ya están confirmadas la segunda y la tercera temporada.