¿Qué ve… Juan Polo?


Seguimos con nuestra serie de entrevistas en la que preguntamos a reputados blogueros o personas del audiovisual cuáles son sus programas, momentos o personajes favoritos. En esta ocasión hemos entrevistado a un viejo conocido de TVlia. Se trata de Juan Polo, uno de nuestros antiguos redactores. Licenciado en Comunicación Audiovisual, es técnico, montador y realizador audiovisual, y en la actualidad es bloguero en ¡Vaya Tele!. Si quieres ver algunos de sus trabajos (de muy buena calidad, o al menos eso me parece a mí), puedes visitar su página personal. ¿Qué nos ha contado Juan?

Tres formatos o géneros preferidos

  1. Al igual que Chicadelatele , yo también siento devoción por el directo. No sé si será por vocación profesional, pero es un formato que tiene algo que lo hace diferente a todos los demás. La improvisación en muchos casos, la inmediatez... Es algo que incluso los que nos dedicamos a la tele no podemos explicar. Los programas en directo tienen un dinamismo especial. Es una cualidad innata a la televisión, sea cual sea la modalidad por la que la veamos (televisor, móvil o internet).
  2. Como segundo, el videoclip. Es un género audiovisual que me encanta porque puede ocurrir cualquier cosa que quepa en nuestra imaginación, tenga justificación o no. Me encantan las cadenas que se dedican a los videoclips. MTV Rocks (antigua MTV Two) es mi favorita, ya que creo que es lo que MTV debería ser pero no es. A veces se mezcla con las series, como es en el caso de Skins, en la primera temporada (1 y 2). Un final inesperado que da paso a la transformación de una mera serie de televisión a un videoclip, lleno de significado y que pone el broche de oro a una serie que sorprendió al mundo. Y sorprender al espectador es quizás la tarea más difícil, ardua y dura, a veces imposible en televisión. Que una serie lo consiga por partida doble es muy bueno.
  3. El reportaje de edición simple al corte. Callejeros es el ejemplo estrella de esto en audiovisual. Es un ejercicio de puro ritmo para no perder la concentración, otro de los elementos más complicados de conseguir en un espectador, no aburrirlo. Una muestra de cómo es posible contar historias sin necesidad de tener una superproducción y grafismos alucinantes, sino eliminando lo redundante y haciendo elipsis en las narraciones, quedándonos con lo que verdaderamente nos interesa en el tiempo justo y necesario para entenderlo. La fórmula técnica de Callejeros es ritmo, y ritmo es condición sine qua non para que exista buena televisión.

Tres series que crees que son imprescindibles

  1. Friday Night Lights. Creo que es imprescindible para entender la sociedad norteamericana en muchas de sus facetas, y para comprender lo que significa la devoción por un deporte; en este caso, el fútbol americano, en el que lo es todo para los Dillon Panthers y la propia población de Dillon que gira en torno a este hecho. Es una serie que va mucho más allá del fútbol: trata la amistad, la vida, desengaños, el matrimonio, la familia, multitud de valores... una serie con la que disfruto realmente. Además, los Panthers nos ofrecen unos apasionantes momentos en el campo.
  2. Skins. Otra serie magistral para entender la adolescencia actual. Con una estupenda creación de personajes y unas tramas hiperrealistas en muchas ocasiones, creo que aporta muchas de las claves en las que falla la educación en las generaciones actuales que nos precederán en un futuro. Por qué dan valor a ciertas cosas y por qué no prestan la atención que debieran a ciertas otras. No es una serie para padres, puesto que los padres son el 40% de la serie y los que más influyen en la creación de todos los personajes.
  3. Band of Brothers. Aquí depende mucho de tu predisposición al género bélico en pantalla. Es una producción prácticamente de cine pero hecha para televisión, y no es fácil que una cadena, pese a que sea HBO, se atreva y consiga contar de una forma tan bien conseguida las hazañas de una guerra mundial y podamos ver los valores residentes en buena parte de los soldados, de la compañía Easy, tales como el compañerismo, que hace que nos olvidemos de muchas de las cosas que tenemos todos en mente cuando pensamos en una guerra. Para mí, algo que hace imprescindible a esta serie es que hace que te introduzcas en plena batalla como uno más y puedas hacerte una idea bastante real de lo que tuvo que ser la Segunda Guerra Mundial.

Tus tres escenas favoritas

  1. La primera vez que vemos la Estación El Cisne de Dharma y a Desmond. Un momento intrigante y nostálgico que recuerdo de Lost, cuando la Iniciativa Dharma era la gran novedad absolutamente desconocida.
  2. El triste y duro final de la segunda temporada de Skins, protagonizado por Cassie, como no podía ser de otra manera, cuando despierta y se levanta en una cama que no es suya, con esa estupenda elección de banda sonora y el pequeño homenaje a la película Corre Lola Corre en la escena final.
  3. El episodio cuarto de la primera temporada de Psychoville, que es un plano secuencia y cuenta como escena entera, y su homenaje a La Soga del maestro de la gran pantalla de la misma nacionalidad que la serie, Hitchcock.

Tres personajes de serie favoritos

  1. Por su construcción, me marcó el personaje de Cassie en Skins. Una chica bulímica bastante cuerda en su interior, inmersa en un mundo de locura, interpretada de forma magistral por Hannah Murray. Los dos episodios dedicados al personaje en la primera generación de la serie, para mí, están de 10. Son angustiosos, duros, reales, fuertes, impactantes, bonitos y al mismo tiempo sobrecogedores. El 1x02 y el 2x09 son unos de los mejores episodios de la serie, y están dedicados a ella. El tratamiento del sentimiento del amor y la educación paterna que le han imprimido los guionistas al personaje de Cassie está muy conseguido. Merece la pena dedicarle unas horas de nuestra vida y entenderla, para comprender por qué Cassie es Cassie, y no podría ser de otra manera distinta en este mundo. Una escena: cuando describe cómo hace para no comer nada y parecer que se lo come todo delante de la gente.
  2. Como segundo personaje, admiro el carácter de Matt Saracen, en Friday Night Lights. Decidí darle una oportunidad a la serie desde no hace mucho, y pese a ir atrasado, Matt es uno de los personajes que más me gustan de esta serie por su manera de entender y reaccionar ante las cosas. Podría elegir otros que también me gustan bastante, como el propio Coach Taylor, o su mujer Tami...
  3. Y como tercero, un personaje de comedia, nacional además. Me reí y me río mucho con Paloma, de Aquí no hay quien viva. Es la típica marujona española, señora del Facebook total, entrometida, cotilla y cuyo orgullo siempre tiene que quedar por encima de los demás. Es una representación fidedigna y muy satírica de una parte de ese carácter español tan castizo que muchas veces vemos. Su vocabulario propio y sus frases han dejado huella y aún se siguen oyendo. Me hace bastante gracia, ¡y punto en boca!

Tres series sobrevaloradas

  1. Bueno, para mí, la que encabeza la lista es Lost. Es una serie que en muchas ocasiones se desvirtúa de lo que realmente es: una serie de televisión. Es cierto que tiene capítulos muy buenos, construcciones de tramas geniales, ideas mejores aún (como la propia Dharma y todo el mundo que se han montado alrededor), pero no creo que sea, ni de lejos, la mejor serie de la historia de la televisión, como muchos hemos postulado alguna vez. A mi la sexta temporada me está aburriendo un poco, y hechos como el que hayan creado una línea argumental paralela en el tiempo me dan que pensar que los guionistas no saben cómo alargar la serie una temporada más para llegar al final.
  2. Quizás Glee. Ha creado un fenómeno en la nueva generación de series que no es para tanto... y no es por el rollo teen de la serie. Hay que reconocer que se montan unos números muy buenos, que entretienen con su talento, pero en general, la serie para mí tampoco es la panacea de los últimos tiempo y creo que tanto la crítica televisiva como los propios telespectadores hemos sobrevalorado un poco esta producción.
  3. Dexter. Pero ojo, una serie sobrevalorada no tiene por qué ser mala. Dexter es una gran, gran producción, con una cabecera que ha hecho historia por su técnica entre todas las series y la base del argumento es de lo más interesante que podemos encontrar. Pero creo que al igual que le ocurre a Lost, tiene una audiencia que la desvirtúa un poco, y pese a que es una gran serie, no es la mejor de la televisión.

Pero como todo, si hablamos de series, hablamos de televisión, y los programas de televisión no están creados para todo el mundo, sino para diferentes públicos que tienen gustos diferentes porque somos distintos culturalmente y personalmente, con lo cual, hablamos de productos específicamente creados para unos gustos y es complicado valorar desde una posición qué se considera objetivamente sobrevalorado. Y es que no hay que olvidar, que hablamos de televisión, de productos para entretenernos, no para obsesionarnos ni cabrearnos entre espectadores.

Nuestras otras entrevistas:

  1. Chicadelatele.
  2. Lorenzo Beteta.
  3. AgenTV.

Foto: Vimeo