Viaja con el Doctor a la Ciudad de los Daleks

Ayer se publicó el primer episodio del complemento interactivo de la quinta temporada de [Doctor Who]. Cuando os hablamos por primera vez de estas aventuras mi compañero Carlos manifestó sus dudas: al fin y al cabo rara vez los juegos licenciados se han convertido en clásicos. Pero City of the Daleks no es un juego licenciado, sino que viene del mismo equipo de producción de la serie, y no está tanto planteado como un juego sino como un episodio interactivo. Pero la pregunta es, ¿lo consigue?

La respuesta es complicada. Desde luego los escenarios están muy bien construidos, especialmente si tenemos en cuenta que, a diferencia de juegos destinados a un público más concreto, Doctor Who: The Adventure Games está orientado a un público general, y por lo tanto los requisitos mínimos deben ser cuanto menos razonablemente amplios. Se aprecia el mismo detalle y la misma imaginación —y a ratos la misma falta de presupuesto— que en la serie matriz, y eso ayuda definitivamente a que The Adventure Games sea una experiencia única de inmersión en el mundo de Who. El modelo del Doctor está extremadamente bien conseguido: los rasgos de Matt Smith son claramente reconocibles y su voz es... bueno, es que es su voz. Desgraciadamente no podemos decir lo mismo del modelo de Amy: las alabadísimas proporciones de la Pond están reproducidas con exquisita fidelidad, no me entiendan mal; el problema es que uno de los rasgos más peculiares de Karen Gillan y, por extensión, del personaje que interpreta, son sus ojos y su profunda mirada. Sin embargo, Amy digital no tiene esa mirada. Lo único que han conseguido es que tenga los ojos raros.

El punto más flaco de este juego —o al menos del episodio que nos ocupa, City of the Daleksson los controles. Ojo, no son horribles. No son tan horribles como para hacer que el juego sea frustrante todo el tiempo, pero desgraciadamente sí lo es de cuando en cuando. Lo bueno es que puesto que es un juego, como ya hemos dicho, orientado a un público general y a jugadores de 9 a 99 años, la dificultad no llega a ser tal que nos impida avanzar. De hecho, y a pesar de los controles ligeramente torpe, el juego es sorprendentemente fluido, sin resultar en ningún momento aburrido o repetitivo. Los puzzles no son excesivamente difíciles, pero no todo el mundo los solucionará a la primera. Eso sí, son bastante sencillos en su planteamiento y quizá sea más apropiado llamarlos minijuegos que puzzles.

Desde el punto de vista narrativo —que es el que más nos interesa en TVlia— estamos entre dos aguas. Porque el guión está bien escrito, la historia es interesante si bien irregular y los diálogos son tan ingeniosos como nos tienen acostumbrados. De hecho sigue tan a rajatabla la estructura de un episodio que incluso tenemos secuencia pre-créditos y cliffhanger con chirrido y todo. No obstante, la mala dirección de voz hace que las interpretaciones de Matt y Karen queden injustamente deslucidas, y probablemente si viéramos esta historia televisada en lugar de en forma interactiva no sería de las mejores. Pero si hay algo que falla desde el punto de vista narrativo, es la continuidad, o falta de la misma en este caso. No quiero hacer spoilers, pero hay ciertos elementos que hacen su aparición en esta aventura que han recibido un cambio de nombre repentino o se han regenerado espontáneamente después de haber sido destruidos en la Gran Guerra del Tiempo. No obstante, para fans casuales y no frikis obsesivos, ese punto en contra probablemente no lo sea tanto.

En resumen, cuando nos dijeron que era un episodio interactivo era cierto. Tiene una duración equivalente, y la historia es extremadamente rígida —no podemos hacer dos cosas en un orden distinto al establecido. Pero eso precisamente juega en su favor, porque lo que como juego sería mediocre, como episodio interactivo o como quieran llamarle brilla un poco más. No quiero decir que sea sensacional, pero incluso los menos psicóticos de los fans lo disfrutarán enormemente. Incluso a pesar de los controles del infierno.

City of the Daleks está disponible para descargar ya en la web de la BBC si vives en el Reino Unido. Y si tienes un PC. La versión para Mac tardará todavía hasta el 15 de junio. Y si vives fuera del Reino Unido y quieres jugar, te tendrás que buscar la vida. Digo yo.