Clásicos del Domingo: Everybody Loves Raymond

Durante el transcurso de la semana que recién termina les comentamos el fichaje de Doris Roberts a la comedia de Patricia Heaton, significado una reunión de dos ex-alumnas que protagonizaron Everybody Loves Raymond durante casi diez años. Este hecho logró que me transportara a tiempos donde esta serie sacudía las audiencias televisivas y destrozaba a las sitcom competidoras, por ello hoy dedicamos Clásicos del Domingo a esta serie, de nuevo una sitcom, el género que como espectadora más me llena.

Everybody Loves Raymond fue ridículamente exitosa, y le doy ese adjetivo porque he de aceptar que jamás me gustó la serie, hasta su jingle me desesperaba y era frustrante la narrativa sosa y repetitiva, eso sin sumarle la voz de Ray Romano que es infame. Aún así lograba sacarme varias carcajadas y se convirtió en una serie que solventó de sobremanera mis necesidades de comedia por varios años; cuando fue cancelada, sacudió el mercado ya que como Seinfeld, era ya toda una institución en la televisión.

Datos técnicos


Everybody Loves Raymond se mantuvo al aire desde 1996 hasta 2005, pareciera que esperaron a que Friends terminara  en 2004 para ellos también cerrar su ciclo, y menciono a Friends ya que competían siempre de lleno en todos los sentidos. Logró rodar 210 episodios en 9 temporadas, todos producidos por la CBS en conjunto con HBO. Everybody Loves Raymond era una sitcom conformada por Ray Romano, Patricia Heaton, Brad Garrett, Doris Roberts y Peter Boyle principalmente.

Como ya dije previamente, siempre se mantuvieron estables en popularidad, rating, y sobre todo presente en nominaciones de las premiaciones más importantes de la televisión en los Estados Unidos; curioso, pero muchas de las historias que se trataron en la serie se basaron en la vida del mismo Romano, quizá y ese mismo morbo es lo que propició que fuera tan exitoso por nueve años, por saber como se desenvolvía la vida tras bambalinas del actor.

Conclusión

Quizá no convenza en varios factores pero Everybody Loves Raymond cumple a la perfección su objetivo: hacer reír. Por ello a pesar de lo irritante que pudiera llegar a ser sobre todo Ray Romano vale la pena esta serie por todas las clásicas historias de una pareja y su familia, sobre todo su hermano, interpretado por Brad Garrett que a mi gusto nos presentó el personaje más completo y por ende más chistoso, eso también por el actor.

Disfruten la recomendación y lo que resta del fin de semana, ¿qué otra series les gustaría ver en Clásicos del Domingo?

Descarga (torrent): Everybody Loves Raymond (Serie Completa) | Foto: Edogo - Hollywood Go