Más sobre el ‘cifrado de Fringe’

El otro día Carlos nos hablaba de una aplicación de Android para leer los códigos que muestran en Fringe en lugar de cortinillas. A mí me picó la curiosidad: había visto muchas veces esas imágenes, pero no había sabido reconocer un patrón: hoja, hoja, caballito de mar, mano, manzana... No tenía sentido. Sin embargo, al parecer para alguien sí lo tuvo. Julian Sanchez, un editor de Ars Technica rompió el código para todos nosotros.

El código en si no era particularmente complicado: un simple cifrado de sustitución en el que cada símbolo se corresponde con un carácter del texto cifrado. Sin embargo, las particulares restricciones del medio hacían imposibles o imprácticas las aproximaciones habituales a este tipo de cifrados. La ausencia de artículos impedía buscar patrones repetidos —en un texto en inglés, la palabra the se suele repetir con mucha mayor frecuencia que cualquier otra— y el completo desconocimiento del texto cifrado dificultaba la aproximación por fuerza bruta.

Resuelto el enigma, el código resultó ocultar —como ya os contó Carlos el otro día— una palabra relacionada con la temática de cada episodio. Para los curiosos pero impacientes, no hace falta que os pongáis a descifrarlo vosotros, porque en Fringepedia tienen una fenomenal página sobre el 'código de glifos'.

Sin embargo, la cosa no es tan sencilla, porque estamos hablando de Fringe y en Fringe la cosa NUNCA es tan sencilla. El propio Julian Sanchez parece creer —gracias a las insinuaciones del mismísimo JJ Abrams— que el código de glifos es tan sólo un primer nivel criptográfico de un código más complejo que podría ocultar información más relevante que apenas una palabra vagamente relacionada con el tema de un episodio.

De momento paciencia, y tal vez la temporada tres —que empezará en otoño— nos traiga nuevas respuestas, tanto en la ficción como en el mundo real.