Televisión, no te metas con mi país, por favor


El pasado sábado me metí en Youtube a buscar un vídeo y en la página principal encontré esta "recomendación personalizada": un sketch del late night español UAU! en el que se burlaban de los paraguayos a raíz del partido Paraguay-España del pasado sábado.

Más allá de la gracia o no que nos pueda hacer el vídeo (algo que ya comenté en mi blog personal), el chiste y los comentarios de desaprobación que vinieron de Sudamérica me dieron que pensar. Me di cuenta de que, a veces, una especie de nacionalismo exacerbado, que brota vaya usted a saber de dónde, nos hace clamar contra los chistes que sobre nuestro país se hace en la televisión.

Un ejemplo es el indignamiento no ya sólo de Paraguay, sino de mucha de la comunidad hispanoamericana, con el sketch que he citado antes. Donde nos interesa centrarnos en TVlia es en las series de televisión, nuestra temática del día a día.

Así, la comunidad filipina en Estados Unidos no soportó que se pusiera en duda la profesionalidad de la formación médica de su país de origen en Desperate Housewives. Y poco más y se monta un escándalo diplomático con Brasil después de la emisión del capítulo de The Simpsons donde Homer y familia viajan al país de Lula da Silva y son secuestrados, robados o ven ratas por las favelas de Rio de Janeiro.

Pues en España también nos ha tocado recibir de lo nuestro. Los tópicos que arrastramos históricamente (desde la ruralidad andaluza hasta los toros) se han repetido una y otra vez. Y no nos hemos quejado. ¿Quizá porque no vemos series? ¿Quizá porque sabemos distinguir qué es ficción, y sabemos que los que hablan son personajes y no los actores (ni siquiera vale la excusa de que los guionistas hablan por boca de los intérpretes?

Riámonos un poquito de nosotros mismos , por favor.

Ah, y el porqué de la foto... Yo, como Casciari, nunca he oído a ningún argentino quejarse del acento que tiene en el doblaje español el doctor más inepto y patán de The Simpsons.

Foto: Taringa