[Recap] 1×01 The Big C: Pilot

Hace unos días os avanzamos cómo iba a ser de The Big C, la nueva serie de Showtime y después de ver el primer episodio puedo decir que han vuelto a dar en el clavo. Reconozco que pensé que iba a ver una versión femenina de [Breaking Bad] pero la verdad es que está más cerca de United States of Tara o incluso de Weeds.

Cathy Jamison, interpretada por una magnífica Laura Linney, es una profesora de instituto de 42 años a la que le queda aproximadamente un año de vida a causa de un melanoma en estado avanzado. La serie no empieza con el diagnóstico de la enfermedad sino que ella hace un tiempo que lo sabe pero todavía no se lo ha dicho a su familia, y es un acierto porque así nos ahorran el proceso de aceptación tan habitual en películas y series que tratan temas similares.

Cathy es una mujer inteligente y dura que está acostumbrada a tenerlo todo controlado pero que está cansada de que todos le digan que lleva una vida aburrida y convencional cuando ella siempre ha sacrificado sus deseos por los de los demás. Ella quería una casa con piscina pero su marido prefería otra más cercana al trabajo para poder ir en su Vespa, y también por él hace quince años que no come cebolla. ¿Ha valido la pena todo este sacrificio? Tal vez sí pero ha llevado la hora de pensar en ella, y para empezar, decide poner una piscina en su jardín a cualquier precio.

Por otro lado, Cathy tiene una familia con un sentido del humor digamos que peculiar. Su marido Paul es un niño grande con el que parece difícil poder mantener una conversación seria, y que actualmente duerme en el sofá de su hermana porque Cathy lo encontró en casa con quince amigos borrachos jugando a la consola y orinando en su jardín. Oliver Platt es el encargado de interpretarlo y reconozco que me cuesta un poco encajarlo con Laura Linney, pero veremos como avanza.

El resto de su familia es su hijo Adam (Gabriel Basso), que ha heredado el sentido del humo de su padre, y Sean (John Benjamin Hickey), hermano de Cathy, homeless por elección y ecologista militante cuya única ambición es ser feliz. Tengo que decir que este personaje es uno de los que más me ha gustado, y espero que siga igual de loco en los siguientes episodios con su lucha particular contra el uso de bolsas de plástico.

Por último, tenemos tres personajes que seguro que jugarán un papel importante en la nueva vida de Cathy, el doctor Todd (Reid Scott) que la diagnosticó y que por ahora es el único que sabe de su enfermedad, su vecina Marlene (Phillis Somerville) que ve pasar los días a la espera de reecontrarse con su marido muerto, y su alumna Andrea (Gabourey Sidibe), una chica muy desagradable con problemas de sobrepeso y que se convertirá en el proyecto personal de Cathy.

La presentación de los personajes es impecable y divertida a pesar de tratarse de un drama (volvemos a tener el mismo problema para situarla en un género como con United States of Tara o Weeds), y aunque todavía sabemos poco de como se articulará el resto de la serie, espero que siga en esa línea de contar poco pero decir mucho. Personalmente tengo muchas ganas de ver el segundo episodio, ¿y vosotros qué os ha parecido este primer capítulo?