[Recap] 1×07 Haven: Sketchy

[spoiler]

Desde el primer día, mi compañera Becky y yo —fans declarados de esta serie veraniega— no hemos hecho más que compararla con The X-Files para arriba y para abajo. En realidad no se parece tanto, pero, si se tiene que parecer a algo sería a la pionera del género sobrenatural. Sin embargo, hoy les voy a hacer una comparación con otra serie, también una pionera. Después de ver Sketchy lo primero que me vino a la cabeza no fueron los agentes Mulder y Scully sino la única adolescente de pelo rubio que da patadas voladoras mejor que Chuck Norris. Me refiero por supuesto a la simpar Buffy the Vampire Slayer.

¡Herejía! ¿Cómo he podido osar comparar a la única e inigualable Cazadora con una seriucha de verano en un canal de cable básico? Bueno, vean Sketchy y luego me lo cuentan. Porque los paralelismos están ahí. Por ejemplo, la rubia simpaticota con un diálogo un poco demasiado ingenioso para ser realista —con referencia a George Constanza de propina, «there was winkage»— y un hábito un tanto conveniente de meterse en cuantos problemas sobrenaturales se le ponen por delante. Pero es que los rápidos intercambios entre la agente Parker y el agente Wuornos no pueden sino recordarnos a whedonismos como las conversaciones Buffy/Giles o Xander/Willow, con una adorable mezcla de pique y confianza que hace más por comunicarnos el estado de su relación que cincuenta minutos de drama.

Pero no acaba ahí la cosa. En efecto, hay otro paralelismo importante, y es que si bien los protagonistas indiscutibles son empleados del Departamento de Policía de Haven, se empieza a formar a su alrededor una Scooby Gang de aliados reticentes, cada uno con su propia agenda y sus propios puntos fuertes. Por un lado, Jess Minion, la adorable activista pro derechos de los animales québecoise. Por el lado exactamente opuesto, el —para mí— insufrible Duke, que para más inri salía en el primer episodio de BtVS. Algo me dice que este *entourage de personajes descabalados se irá ampliando —¿qué me decís de la forense/médico o los hermanos periodistas?— hasta formar una Scooby Gang casi tan adorable como la de Sunnydale.

Las dudas que pudiera tener al principio sobre esta serie se han visto completamente despejadas. Los diálogos son cada vez mejores, y los monstruos-de-la-semana menos predecibles—aunque cualquiera que hubiera visto el episodio de Doctor Who de la segunda temporada Fear Her se habrá llevado poca sorpresa en este caso en concreto. Seguimos sin saber nada de por qué la agente Parker se queda en Haven, pero lo que nos están insinuando es que no lo sabe ni ella, así que por mí vale. Y por supuesto, hemos aprendido lo que son the Troubles sin que nadie haya tenido que explicárnoslo, lo que dice mucho en favor de los guionistas.

Que el ritmo no pare.