Top 5: Armadas y Pelirrojas

No existe absolutamente ninguna prueba que pueda asociar el color del pelo con un carácter determinado, y sin embargo hay una montaña de personajes de televisión que nos demuestran que algo debe haber. Y es que, queridos, si a estas alturas no lo saben, se lo voy a decir yo: nunca enfaden a una pelirroja. Pueden parecer muy buenecitas, pero su ira puede hacer temblar los cimientos del universo mismo. Ya verán a lo que me refiero.

SPOILER ALERT: No leas este post si no has visto las últimas temporadas de Fringe o Doctor Who.

5. Bree Van de Kamp (Desperate Housewives)

Vale, ahora se apellida Hodge, pero eso es lo de menos. La realidad es que es una pelirroja de armas tomar —de hecho, las suele guardar a mano por si las moscas— y con la que nadie se atreve a meterse a riesgo de salir muy mal parado. Sin embargo, su prodigioso carácter tiende a fallarle cuando más lo necesita, y esa es la principal razón de que la buena de Bree no haya quedado más arriba en este Top 5.

4. Willow Rosenberg (Buffy the Vampire Slayer)

Como tantos personajes de Buffy, la pobre Willow empezó como un personaje un poco típico, tirando a tópico. Sin embargo, las temporadas fueron avanzando y con ellas descubrimos a una bruja poderosísima con un talento aún más sobrenatural para la comedia sutil e ingeniosa. Sin embargo hay que reconocer que en su momento más übergenial su pelo no era exactamente rojo —de ahí Dark Willow— así que lo más que va a conseguir es un honroso número cuatro.

3. Bolivia (Fringe)

Para pelirrojas chungas, la Olivia del Universo Paralelo en Fringe. Hay que reconocerle que tiene mucha más profundidad emocional que su homóloga de nuestro universo —que solo distingue entre ceño fruncido y ceño sin fruncir— pero eso viene con un precio: también tiene mucha más mala baba. Y es que no sólo es capaz de engañar —¿engañarse?— a Olivia sin despeinarse, sino que encima la sustituye sin dudarlo para infiltrarse en la División Fringe de nuestro lado. Ahí es nada.

2. Agente Dana Scully (The X-Files)

Por si pasarse casi diez años de tu vida investigando los casos que nadie más quiere investigar y ser abducida un par de veces fuera poco, encima la pobre Dana se vio envuelta en todo el asunto sin comerlo ni beberlo. Científica y metódica, todo lo que se refería a los expedientes X le sonaba a cuento chino, lo que no le impedía luchar por ellos con todas sus energías. Su valor indiscutible y su fidelidad irreprochable al agente Mulder la convierten en una pelirroja imprescindible.

1. Amy Pond (Doctor Who)

Nadie pone ojos de susto como la Pond, pero no se queda ahí la cosa. Porque después de poner ojos de susto, reacciona como una auténtica heroína, y se enfrenta sin pestañear —bueno, pestañeando un par de veces— a Cybermen, Daleks, Silurians y Autons. Lo mejor es que, habiéndose criado junto a una de las grietas en el tiempo, consigue devolver el universo y al Doctor a la existencia sólo con pensarlo. No se puede ser mucho más genial que la Pond.