[Primera Impresión] $#*! My Dad Says

William Shatner. Espero que les guste el bueno del capitán Kirk, porque $#*! My Dad Says no es más que una celebración de la vis cómica de Shatner. Que afortunadamente la tiene, no vayan a pensar que lo digo como algo malo. Pero eso sí: no estamos hablando del próximo How I Met Your Mother. Ni siquiera del próximo Will & Grace por más que la música entre escenas trate de hacérnoslo creer. En serio, el parecido es escalofriante.

El problema, el único problema, es que más allá de Shatner en esta serie no parece haber mucho más. El personaje del hijo —que debe tener nombre, pero no lo retengo— es poco interesante, quizá porque no sabemos nada de él. Vale, trabajaba en una revista. Como biografía eso se queda un poco corto. ¿Y el otro hijo? Junto con su mujer, poco más que una caricatura a duras penas esbozada. ¿Quiere eso decir que no merece la pena ver la serie? Les responderé con dos palabras: William Shatner.

No todos los grandes actores tienen por qué ser grandes actores. Quiero decir, Shatner no es un buen actor. Pero es un excelente cómico, y eso es algo que los productores de $#*! supieron ver. Si algo convierte $#*! en algo digno de ver es precisamente su interpretación que consigue hacernos reír con las bruscas salidas de tono de Ed Goodson sin demasiados aspavientos. O sin más de los habituales, que ya son bastantes.

En general, la historia es flojilla, y los diálogos, más allá de los ya mencionados exabruptos del padre titular, convencionales y repetitivos. El talento de los intérpretes —exceptuando, como ya digo, a nuestro capitán del espacio favorito— es bastante ramplón de media, con mención de honor para la insoportable nuera. Sin embargo, el episodio se hace corto y nos deja con ganas de más. Teniendo en cuenta que es un piloto y que ha habido modificaciones desde que se rodase, soy muy partidario de volver la semana que viene, especialmente considerando que la serie sólo necesita unos pequeños ajustes para brillar como se merece.