[Primera impresión] Outlaw

[spoiler2]

La nueva serie de la NBC se ha creado únicamente para el lucimiento de Jimmy Smits que vuelve al género de abogados tras la mítica The L.A. Law. El actor interpreta a Cyrus Garza, un juez del Tribunal Supremo conservador y que suele mantenerse neutral en sus votaciones hasta que, de repente cae del caballo, y decide luchar contra las injusticias. Y eso es básicamente todo.

La caída del caballo de este justiciero parece ser fruto del grave accidente de coche que sufrió hace un año y que le costó la vida a su padre, luchador impenitente contra las injusticias. Pero si hace un año ¿por qué decide escoger precisamente este caso? No lo sabemos, y la verdad, no nos importa porque tampoco es que el caso sea demasiado interesante.

El piloto se preocupa más por presentar al personaje de Garza que por mostrarnos un buen caso, normal por otro lado, pero el problema es que tampoco consiguen que el personaje sea interesante. La manera de mostrarnos que Garza tiene problemas con el juego y que es mujeriego me pareció directamente penosa, y todo parece muy precipitado e improvisado, cuando se supone que no lo es.

Y del resto de los personajes no hay demasiado que decir porque son estereotipos sin ningún tipo de personalidad: Al (David Ramsey) es el amigo de la infancia que se deja manejar, Mereta (Ellen Woglom) es la asistente secretamente enamorada de Garza, Lucinda (Carly Pope) es una versión cutre de la Kalinda de The Good Wife y que tiene una forzadísima tensión sexual no resuelta con Eddie (Jesse Bradford), el ayudante obsesionado con seguir las normas.

Los guionistas parecen haber cogido todos los DVDs de series de abogados del mercado y se han quedado sólo con los tópicos sin ni siquiera intentar innovar un poquito. Además, no hace falta ser abogado para darse cuenta de que los discursos de Garza no tienen ninguna base. ¿Cuántas veces repite que no se puede anteponer el sistema a la vida de un hombre? Menudo argumento. Tal vez esto en los 90 (por no decir los 60) habría colado pero el espectador del 2010 lleva años viendo series de abogados y Outlaw, bajo mi punto de vista, no da la talla.

Supongo que tengo demasiado presente a The Good Wife y que esa es la razón por la que ahora una serie más convencional no me convenza pero, o se trabajan un poco los casos y hacen un poco más interesantes los personajes, o no le auguro un buen futuro. Tal vez se convierta en un éxito de audiencia pero yo no considero que se lo merezca en absoluto (al menos por ahora). Veremos si pasa a engrosar la lista de series como Raising the Bar o The Deep End o me tengo que tragar mis palabras.

Foto: Reel Loop