[Recap] 3×02 Merlin: The Tears of Uther Pendragon Part 2

[spoiler2]

¿Se acuerdan de cómo la semana pasada me alegraba de que los señores guionistas de Merlin no hubieran caído en el recurso fácil del retorno al statu quo, verdad? Y claro, han vuelto aquí esta semana para ver cómo me comía mis palabras. Natural. Y es que si hay algo más odioso que un las-cosas-como-estaban incondicional es un las-cosas-como-estaban salvo por un personaje que es un traidor y nadie lo sabe menos nuestro protagonista. Queridos señores guionistas de Merlin: lo que necesita su serie son menos secretos y mentiras, no más. ¿Quiere decir esto que no me ha gustado el episodio? Nada más lejos.

El episodio es de libro. Maravilloso. Emocionante, bonito, con su tensión, sus batallas... Épico como pocas cosas se han visto en televisión. Por supuesto sufre en el departamento de los efectos especiales, y es que están produciendo batallas en plan El Señor de los Anillos con el presupuesto de un episodio de Hannah Montana; pero nosotros se lo perdonamos, porque han conseguido construir una historia interesante con unos personajes interesantes, y eso vale más que todos los ejércitos de orcos de Mordor. Yo no sé a ustedes, pero cuando ví levantarse de su cama a Uther Pendragon y salir al campo de batalla, me recorrió un escalofrío.

Lo que pasa es que a mi me empieza a desesperar todo el tema de ocultar los poderes de Merlin. Vale que se hayan inspirado en parte en Smallville, pero, por favor, en eso no. El enfrentamiento final entre Merlin y Morgana se ve bastante menoscabado por el hecho de que estemos gritándole a la pantalla «¡pero haz magia, imbécil, si ella es mala!». Y si encima le añadimos que Uther está dispuesto a creerse cualquier patraña que le cuente su Morganita, me temo que esta tercera temporada va a ser de las exasperantes.

Sin embargo, no todo es malo. De hecho, la mayor parte no lo es. Es maravilloso ver progresar al personaje de Arturo y su relación con Merlin. En medio de todo su cretinismo, empezamos a avistar —adivinar— al Rey Arturo de la leyenda, porque cuando Merlin le dice que es su destino ser el mejor rey que haya conocido Camelot, en lugar de reírse de él acepta sus palabras e incluso reconoce que tiene algo parecido a la sabiduría. Aunque todo el resto del tiempo sea un idiota.

Quiero creer que el tema de Morgana se va a resolver pronto, en un par de episodios a lo sumo, pero conociendo el ritmo de esta serie no quiero hacerme ilusiones. Sin embargo, mientras nos sigan regalando episodios tan bonitos y bien hechos como The Tears of Uther Pendragon —las dos partes— me tendrán como espectador por mucho tiempo.