[Recap] 4×06 Mad Men: Waldorf Stories

[spoiler]

A lo largo de esta temporada cuarta temporada de Mad Men estamos siendo testigos de cómo la vida personal de Don Draper se va desmoronando poco a poco, pero por otro lado, cómo su vida profesional no podría estar mejor. En Waldorf Stories vemos como Draper se convierte en un auténtico triunfador, pero el camino para llegar a la cima no es nada fácil y de alguna manera hay que empezar.

Este episodio se emitió la misma noche en la que se entregaban los premios Emmy y mientras Jon Ham se quedaba sin premio (aunque la serie sí que lo ganó), Don Draper ganaba un premio Clio al mejor anuncio de limpiador, encerador y pulidor por la campaña para Glo-Coat.

A pesar de que Draper se hace el duro, en cuanto tiene el premio entre sus manos se le cambia la cara y es incapaz de disimular su felicidad. Con la euforia del momento, y unas cuantas copas más de lo normal encima, se reúne con unos nuevo clientes. La presentación no va nada bien, y es la primera vez que vemos que los problemas extraprofesionales de Don afectan a su carrera. Viendo que la campaña que tenían preparada no gusta a los clientes empieza a decir lemas uno detrás de otro hasta que finalmente recurre a un lema tonto de un recomendado de Roger Sterling que les encanta.

Don ni se da cuenta de lo que está haciendo pero para eso ya está Peggy, que se encarga de recordarle que debe arreglar lo que ha liado. Finalmente se verá obligado a contratar al primo de la esposa de Roger haciendo que la historia se repita, y es que gracias a unos fantásticos flashbacks, vemos como los inicios del ambicioso Don no fueron muy diferentes ya que consiguió meter un pie en el mundo de la publicidad gracias a una borrachera de Roger. Todo un giro inesperado y que hace de este un episodio totalmente redondo.

Y hablando de gente que están iniciando sus carreras, tanto Peggy como Pete deberán trabajar con compañeros que no les gustan. En el caso de Pete tendrá que volver a trabajar con Cosgrove y por el bien de la agencia será mejor que lo acepte porque hay mucho dinero en juego. Por otro lado Peggy, además de estar enfadada porque Don no es capaz de reconocer su contribución en la campaña de Glo-Coat, deberá bregar con el nuevo director de arte Stan Rizzo para sacar adelante la campaña de Vicks. ¿Y que mejor manera que retarle a trabajar desnudos? Y es que no hay quien gane a Peggy en atrevimiento.

Finalmente, para acabar me hago una pregunta ¿Draper será capaz de controlar su adicción a la bebida antes de que sea demasiado tarde? Está claro que tan sólo hemos empezado a ver los primeros efectos en su trabajo y que no serán los últimos pero no me lo imagino (o no quiero imaginármelo) teniendo una crisis como la de Freddy antes de rehabilitarse. Cuanto más bebe Don Draper más cerca está de volver a ser Dick Whitman, de hecho parece que vuelve a utilizar su antiguo nombre cuando está en estado de máxima embriaguez y después no se acuerda. Así pues ¿cuánto tiempo podrá aguantar a este ritmo?