[Recap] 1×07 The Big C: Two For The Road

[spoiler2]

Tras el fallido intento de reunir a su familia en Taking Lumps, Cathy continua con su vida rutinaria pero con ahora con el plus que le aporta Lenny. Pero cuando su vecina Marlene le comenta que apenas mantiene una relación cordial con sus dos hijas, siente la necesidad de reconectar con su padre cuya relación consiste en visitas en navidad y postales de felicitaciones para el resto de fiestas.

En un principio le iba a acompañar en su viaje su hijo Adam, pero cuando Sean se apunta, Cathy decide que no vale la pena obligarle y le deja sólo en casa (aunque bajo la supervisión de Paul, que no sé qué es peor). Así pues, el viaje no sólo sirve para reencontrarse con su padre sino también con su hermano, además de permitirle soltarse un poco la melena hasta el punto de dejar que Sean se encargue de conseguir comida en su supermercado particular, es decir, el contenedor de basura.

Todo parece perfecto hasta que la curiosidad mató al gato y Sean lee uno de los subiditos mensajes de texto que Lenny le lleva enviando durante todo el día. ¿Por qué reacciona tan mal cuando él es el primero que critica continuamente a Paul? Pues seguramente porque confiaba que su hermana era una persona íntegra (además de demasiado estirada) y se da cuenta de que tiene secretos como los demás.

Finalmente, cuando llegan a su destino, su padre no parece demasiado entusiasmado por la visita de sus hijos ya que sólo la noticia de la separación de Paul consigue que aparte la mirada del televisor. Ahora entendemos por qué Cathy es como es ya que se ha pasado gran parte de su vida intentando conseguir la aprobación de un padre que se lo pagaba minando su confianza continuamente.

Así pues, la visita acaba con Cathy matando a su padre (desde un punto de vista freudiano, claro está) con las cenizas de su madre bajo el brazo, y con Sean recuperando una vieja cápsula del tiempo con una polaroid obscena y un porro de los ochenta. Lo normal de cualquier reunión familiar. De vuelta a casa, acampan a la orilla del río para esparcir las cenizas de su madre y así cumplir, aunque sea después de la muerte, su deseo de viajar.

Una cosa lleva a la otra y Cathy finalmente encuentra el valor para confesarle a su hermano que está enferma, y Sean se derrumba porque últimamente se estaba dando cuenta de que lo único que le quedaba en el mundo era su hermana. Al ver su reacción, Cathy opta por hacerlo pasar por una broma pesada como las que Sean le está gastando continuamente. ¿Pero como pensaba que iba a reaccionar? Este paso atrás no hace más que retrasar el momento pero no lo evitará así que ¿no está siendo Cathy un poco egoísta al evitarse ver como sus seres queridos sufren por ella?

Por otro lado, Paul y Adam ponen de manifiesto, de nuevo, su inmadurez supina al emborracharse hasta el desvanecimiento. Lo de Adam aún tiene justificación porque es un adolescente que se aprovecha de tener un padre inconsciente pero ¿qué justificación tiene la actitud de Paul? Sí, vale, ve que cada vez se aleja más de la mujer a la que ama pero él solito se lo ha buscado. Espero que para cuando Cathy vuelva a casa esté todo recogido y que no se entere de que su hijo se ha emborrachado porque, con estos dos, no gana para disgustos. ¿No van a dejar que Cathy se vaya al otro mundo tranquila?