[Recap] 1×12 Haven: Resurfacing

[spoiler2]

Repitan conmigo: después de un episodio como éste es absolutamente evidente que Haven no solo merece sino que además necesita una segunda temporada. ¿Me oyen, señores de Syfy? Porque desde el principio pudimos ver un destello de un cierto je-ne-sais-quoi en esta serie de verano, pero doce episodios después hemos llegado al punto en el que ya no hace falta añadir ningún pero. Resurfacing es un episodio excelente de pleno derecho. Sin peros. Y es una pena que este punto haya llegado cuando hemos casi alcanzado el final de la temporada.

Digo que es una pena pero si me hubieran puesto un episodio como Butterfly o Ball & Chain después de Resurfacing me habría desesperanzado un poco. Tal y como han sido las cosas, este episodio nos llena de esperanza para lo que nos puede deparar una segunda temporada. No ya porque estén claramente solucionados problemas como el ritmo irregular y los agujeros en la trama del tamaño de ballenas azules de los primeros episodios, sino porque hemos llegado a un punto en el que la mitología de la serie ha pasado de cosa mencionada de pasada a parte integral del argumento del episodio semanal. Y eso es bueno.

En cuanto al episodio que nos ocupa, la trama es probablemente la mejor resuelta de toda la temporada. Atrás quedaron los finales apresurados y traídos de los pelos, y los troubled arquetípicos y bidimensionales. Buffy nos enseñó que, en entornos fantásticos, las tramas que mejor funcionan son las que son una analogía de problemas reales. El padre ausente, que está en casa, pero no está, la madre que no puede con todo, los hijos que victimizan o culpabilizan al padre... Todos esos son problemas que tienen las familias del siglo XXI, y probablemente por ello la trama queda como más auténtica, más humana que en otras ocasiones.

Pero como ya viene siendo habitual, lo mejor del episodio tiene que ver con la agente Parker. Por fin hemos podido ver un ejemplo claro y tangible de cómo puede ella ayudar a los troubled, y, lo que es más, hemos sabido que tiene exactamente las mismas habilidades —por lo menos en este caso— que Lucy Ripley. Pero lo más jugoso es precisamente lo que descubrimos justo al final del episodio acerca de Lucy: tal vez no sea la madre de Audrey, después de todo. Tal vez sea ella.

Nos queda un season finale que tiene aspecto de ir a ser mucho más jugoso de lo que parecía en un principio, y en el que quedan muchos cabos sueltos por atar. Esperemos que no los aten todos y que tengan tiempo más que suficiente en próximas temporadas para seguir contándonos la historia de Haven. Y es que se lo han ganado.