[Recap] 1×13 Haven: Spiral (Season Finale)

[spoiler2]

Hemos tenido trece episodios para familiarizarnos con Haven, sus habitantes y los misterios que le rodean. Al mismo tiempo, la serie ha ido evolucionando y mejorando a pasos agigantados, pasando de un mero entretenimiento de verano a una historia fascinante que no estaría fuera de lugar durante la temporada de invierno. Sin embargo, no hay que olvidar de donde vinimos, y que la mitología de la serie tardó un tiempo en tomar ritmo. La consecuencia es, mucho me temo, que si esperabas un cierre al final de esta temporada, no es tu día de suerte.

Si alguna vez nos hemos tenido que alegrar de la renovación de una serie, es esta. Y es que la historia queda muy lejos de resolverse: más bien lo que hemos encontrado en este season finale es precisamente el planteamiento de la historia, casi como si toda la primera temporada no hubiera sido más que un prólogo. Pero, ojo, no lo digo como algo malo, porque es el prólogo de una historia a una escala mayor de lo que habríamos pensado al ver el primer episodio.

La parte mala es que, al ofrecer tan poca conclusión el episodio se queda ligeramente cojo, al menos como season finale. La historia es un elemento casi secundario —o completamente secundario— en un episodio que se ocupa más de exponer la auténtica dimensión del enigma que roda Haven. La escena en la que Julia muestra a Duke el cementerio lleno de lápidas con el monograma de los cuatro hombres y el laberinto es auténticamente sobrecogedora.

Una de las pocas líneas argumentales que quedan completamente cerradas —o casi completamente— es la de la relación de Nathan y el jefe Wuornos. El momento en el que se descubre que el jefe era troubled me sorprendió realmente —algo que Haven ha empezado a hacer con mayor frecuencia que al principio— y además sirvió para que por fin Nathan reconociera la gratitud y el cariño que sentía por su padre adoptivo.

Pero el momento álgido del episodio es realmente aquél en el que Audrey Parker, la auténtica Audrey Parker aparece en una escena que es el reflejo especular de una de las primeras de la serie, y eso es muy bonito, pero en parte me hace sentirme ligeramente traicionado, porque hemos estado esperando este final para encontrarnos que no sabemos prácticamente nada, y que ni siquiera la protagonista es quien nosotros pensamos.

No obstante, y traición aparte, los responsables de Haven se han asegurado de que volvamos la próxima temporada para seguir profundizando en una historia que promete hacerse cada vez más interesante.