[Recap] 2×03 Glee: Grilled Cheesus

[spoiler2]

Oh my Grilled Cheesus! Después de rendir tributo a Britney Spears, Glee da un salto importante con un episodio que, como Ryan Murphy adelantó, dará mucho de qué hablar. Así como la producción reconoce semana a semana a los grandes de la música, se permite también tratar temas serios; en este caso se da espacio para hablar sobre la fe y a la religión. Personalmente, considero es un tema muy difícil de tratar por el respeto que merece cada creencia, cada individuo. Afortunadamente, Grilled Cheesus expone el tema de manera acertada, con un guión cuidado, aunque con algunos detalles que mejorar.

El episodio inicia cuando Finn ve la cara de Jesús en un emparedado que prepara. Impactado con la imagen, el chico reza a Grilled Cheesus y pide que su equipo gane un partido de fútbol americano. Al cumplirse esto, decide pedir al glee club que dediquen la semana a Jesucristo -- la cara de Rachel lo dice todo; es genial --. Los chicos comparten su opinión al respecto; mientras que Mercedes y Quinn creen que es una gran idea, Kurt sostiene que no cree en Dios porque la iglesia no acepta a los homosexuales -- o las mujeres, o la ciencia --. Por las distintas creencias en el grupo, Schuester propone seleccionar canciones que hablen sobre la fe.

Sea Dios, sea una religión, la clave está en la fe, creer en algo. Eso es lo que aprende Kurt gracias a sus compañeros. Estando en clase de francés, Emma y Will le llevan una terrible noticia: su padre está en el hospital tras sufrir un ataque cardiaco. El doctor explica que Burt tuvo arritmia que impidió que llegara suficiente sangre al cerebro; no se sabe si habrá daño a consecuencia o cuando despertará del coma. Kurt pasa por un momento muy difícil, pues su padre ha sido todo para él desde la perdida de su madre. Aunque los chicos quieren ayudarlo, insiste en que no cree en este Santa Claus para adultos, ni acepta los rezos; simplemente se cierra al apoyo de sus amigos. Mercedes tiene la oportunidad de enseñarle de lo que se trata.

Al enterarse de la temática que el coro elije para la semana, Sue Sylvester lo reporta al director Figgins, sosteniendo que la educación no se debe de mezclar con la religión. Al enterarse sobre Kurt y la posición que tiene el chico con respecto al tema, lo convense para apoyarla en la dirección. Como consecuencia, se le prohibe al coro ensayar las canciones dentro del instituto. Emma Pillsbury se acerca a Sylvester -- con seguridad, no como en ocasiones anteriores –, le hace saber que podría dañar al chico. Sylvester entiende en parte a Kurt por lo que ella misma vivió con su hermana en la infancia; después la misma Jean, hermana de Sue, le explica por qué cree en Dios --- excelente escena.

Gracias a estos tres arcos y la intervención de los personajes secundarios, se abarcan distintos aspectos del tema. Finn tiene esta obsesión con el emparedado; le reza, pide cosas, posteriormente son un hecho. Llega el momento en el que decide hablar con Emma, quien le hace entrar en razón: el sandwich no es mágico. La desilusión se acompaña con la interpretación de Losing My Religion; momento atinado, interpretación… bueno. En el caso de Kurt, sostiene su ateísmo por no aceptar que un Dios lo haya creado así como es y que sus seguidores lo ataquen por su supuesta elección. En el mismo nivel, Sue no cree en Dios por la manera en que trataban a su hermana cuando eran niñas; la hermana hace el complemento perfecto para este punto «Dios nunca comete errores».

Al contrario del episodio anterior, Grilled Cheesus cuenta con un buen guión. Desarrolla el tema de manera adecuada, sin perder la esencia de los personajes: Brittany con sus comentarios -- «Is God an evil dwarf?» --, Rachel defendiendo sus creencias como judía, Finn creyendo en la magia del sandwich; tal vez faltó más de Artie, Tina y Mike -- hay que aceptar que el reparto es tan grande que no todos pueden sobresalir --. Es bueno tener de regreso a Mike O'Malley (Burt Hummel), aunque se la pasa casi todo el episodio en el hospital, y a Brad Ellis en el piano, primera aparición en la temporada -- corríjanme si me equivoco. Y, ya que hablamos de los actores, ¿qué me dicen del pequeño Kurt de los flashbacks? Excelente trabajo del equipo de casting.

Pasando a los números musicales, la mayoría me parecieron apropiados y justificados -- con excepción de la interpretación de Mark Salling, la cual siento que quedó forzada --. Lea Michele con Papa, Can You Hear Me?, resulta poco original -- los que hayan visto Yentl entenderán por qué -- pero al final cumple con su propósito. Losing My Religion queda bien colocada, pero no me convence la versión. Las menciones especiales se las ganan: I Want to Hold Your Hand, increíble interpretación de Chris Colfer acompañada del hermoso flashback; I Look to You y Bridge Over Troubled Water, con Amber Riley; One of Us con el coro completo, con Will Schuester y Sue Sylvester de espectadores. Gran cierre. A nivel técnico, creo que el audio en algunas canciones quedó desfasado; a estas alturas del partido es algo inaceptable.

Grilled Cheesus queda como uno de los episodios a recordar y observar; no me sorprendería que la sometan a consideración para las grandes premiaciones. Me encantaría que en los siguientes episodios se mantenga este nivel y que, además, trataran más temáticas que puedan dar un mensaje positivo a la audiencia joven de Glee.

¿Qué les pareció el episodio?, ¿les gustó el tratamiento que se le dio al tema?, ¿cuál fue su número musical favorito? y ¿qué me dicen de Brittany?

En TVlia: Glee, segunda temporada