[Recap] 2×04 Glee: Duets

[spoiler2]

Tengo que ser sincera: no esperaba tan buena racha por parte de Glee. Comenzamos la temporada con Audition, episodio de establecimiento que sirve para exponer el arco principal de la temporada; después tuvimos Britney/Brittany, con excelentes números musicales y un guión algo descuidado; con Grilled Cheesus se compensó al tratar un tema de peso, resultando destacable. Pero, esta semana, con Duets, la producción de Ryan Murphy encontró el equilibrio en todos los sentidos.

En Duets, New Directions necesita un nuevo integrante después de que Puck fuera detenido y enviado a la correccional de menores (?). Ante un conato de crisis, por falta de voces masculinas en el coro, Mr. Schuester toma la delantera presentando a Sam Evans (Chord Overstreet) «I am Sam, Sam I am...». Después de la bienvenida, Schue expone la asignación de la semana, duetos -- no, no es una ¡frazada! --. Pero no será una tarea cualquiera, sino una competencia: el dueto ganador recibirá una cena para dos en el famoso *Breadsticks.

Para lograr un buen dueto se debe alcanzar la fusión de ambas voces, generar una sola; por esto, la clave principal de la asignación es encontrar la pareja adecuada. Kurt decide trabajar con Sam, en parte porque cree que es gay como lo comenta a Mercedes; a consecuencia de comentarios de Finn a Kurt, Sam termina haciendo pareja con Quinn. Santana, obsesionada con la comida del restaurante, deja a la pobre de Brittany a su suerte para cantar con Mercedes. Entonces Brittany le pide a Artie que sea su pareja, para el dueto y como novios. Tina y Mike, a pesar de sus constantes peleas, trabajan juntos. Kurt canta con... Kurt, en lo que Santana define como masturbación vocal. Y, como es costumbre, Rachel y Finn cantan juntos con un sólo objetivo en mente.

El episodio logra un equilibrio en guión y personajes por la manera en la que se desarrolla. Tenemos a Rachel y Finn actuando como co capitanes de equipo, preocupándose por sus integrantes: Finn habla con Kurt para que tome las cosas con cuidado con Sam, dejando en claro que no se encuentra en contra de que sea gay; después, Finn aconseja a Sam, mientras que Rachel habla con Quinn, con el propósito de que canten juntos; al final, Rachel se acerca a Kurt para mostrarle apoyo. Hablando de Kurt Hummel, el chico termina cantando Le Jazz Hot!, mostrando el lado masculino y femenino en uno mismo. La decisión de cantar solo viene después de una plática con su padre, sobre lo que había ocurrido con Finn; ser el único adolescente gay, de manera abierta, le pesa al chico.

Para Tina y Mike se vuelve una tortura. De por si su relación no anda bien -- pelean todo el tiempo y necesita ir al asian couples therapy (?) --, ahora Tina prácticamente obliga a su novio a cantar. Mientras tanto, Brittany se acerca a Artie para que sean compañeros de dueto y, de paso, se hacen novios -- aunque alguna vez, Britanny pensó que el chico era un robot --. En parte Brit toma la decisión para causarle celos a Santana, así como Artie quiere llamar la atención de Tina; todavía le duele que ande con Mike. Brittany ofrece ayuda a Artie, para superar a Tina, así que tienen relaciones sexuales. Como resultado, Artie se siente utilizado -- gracias Santana -- y deja a Brit... quien quería su orden de spaghetti que comería al estilo de Lady and the Tramp -- no se queda con las ganas --.

Duets cuenta con un balance perfecto entre los personajes, el drama y los números musicales. Trata sobre temáticas importantes como lo son la inclusión, la aceptación y el ser diferente; temas que vemos expuestos en: Sam como estudiante recién transferido, quien busca encajar en la nueva preparatoria siendo que viene de un internado para hombres. Quinn con su gran regreso, después de quedar un tanto a la sombra tras su embarazo. Y, por supuesto, Kurt Hummel quien acepta que es diferente y lucha para que lo reconozcan por lo que es; como siempre, las escenas con su padre son extraordinarias -- Chris Colfer huele a Emmy --. También debemos destacar el tema sexual lésbico en el episodio: vemos a Brittany y Santana en plena sesión de sweet lady kisses con una referencia al acto de scissoring; confieso que no lo vi venir, pero bien por incluirlo -- vamos son adolescentes, son bombas de hormonas --.

De los números musicales no hay queja alguna. Todos quedaron bien montados y justificados -- vaya, hasta que lo lograron --. Mercedes y Santana interpretaron un magnífico cover de River Deep – Mountain High; voces espectaculares. Kurt Hummel impresiona con su interpretación de Le Jazz Hot, canción interpretada originalmente por Julie Andrews en Victor/Victoria. Tina prácticamente obliga a Mike a cantar Sing!, de A Chorus Line; excelente canción para su presentarse como cantante. Lucky, de Jason Mraz, quedó perfecta para Quinn y Sam; hermosa interpretación, muy dulce. Para finalizar el episodio, de nuevo Rachel ahora con Kurt cantando el *smash-up Happy Days Are Here Again/Get Happy, reconociendo el talento, uno del otro, como lo harían Judy Garland y Barbra Streisand en su momento.

Hasta ahora Glee mantiene el nivel, logra el equilibrio en los personajes y mantiene temáticas importantes. Otro punto a favor: logra un episodio completo sin que extrañemos a Sue Sylvester o ¿ustedes la extrañaron?. ¿Cuál fue su número musical favorito?, ¿alguna frase que quieran rescatar de Brittany?, ¿cómo ven la evolución de la series hasta ahora?, ¿qué esperan para el próximo episodio: The Rocky Horror Glee Show?

En TVlia: Glee, segunda temporada