[Recap] 4×01-02 The Sarah Jane Adventures: The Nightmare Man

Y así, como quien no quiere la cosa, ha vuelto nuestro sucedáneo de Doctor Who favorito, ideal para esa travesía del desierto que es la cuenta atrás hacia el especial de Navidad. Nuevamente repetimos la fórmula del año anterior, en la que las dos partes de cada historia se emiten en días consecutivos. Esta semana hemos visto el regreso de la reportera más dicharachera de Ealing —y los barrios limítrofes de Acton y Chiswick— con una historia de primera, que bien hubiera podido tener lugar en la hermana mayor de esta serie, y que demuestra que SJA no es necesariamente la segunda división del Whoniverso.

Dicho esto, es muy cierto que las historias en Sarah Jane Adventures van más por lo fantástico y cuasi-mágico que por la ciencia ficción —liviana pero cifi al fin y al cabo— de Doctor Who. En la historia que nos ocupa Luke se enfrenta a un monstruo literalmente de pesadilla en los días que preceden su marcha a la universidad. Mientras que el equipo de producción podría haber hecho lo mismo que hicieron con la salida de Maria Jackson, que es enmarcar esa partida dentro de una historia relacionada tangencialmente, en este caso han optado por convertir esa marcha en el centro del argumento.

Volvemos a ver —como es tan frecuente en la televisión de género— al monstruo-como-metáfora, en este caso el Nightmare Man, que es una personificación de todos aquellos miedos que atenazan la mente cuando hay grandes cambios. Mis amigos no me van a querer, mi madre me va a olvidar, todo lo que ahora es el centro de mi vida va a desaparecer. Y esa parte de la historia está definitivamente muy bien llevada, expuesta de una forma muy evidente —al fin y al cabo es un programa para niños— pero que no da la sensación de tedio y de hecho hasta la saciedad que podría darnos en principio.

El monstruo, fantástico: aterrador, escalofriante, carburante para pesadillas en estado puro. No me acaba de quedar claro por qué tenía acento ruso, pero después de todo qué sé yo qué acento tienen los monstruos de pesadilla de otra dimensión. En cuanto al mundo de pesadilla... Bien. Sólo bien, sí, porque por mucho que conozcamos las limitaciones presupuestarias de la serie, el pasillo pintado de negro quedaba algo deslucido, como un añadido de último momento. No así las pesadillas de Rani y Luke, que, aunque quedaban ligeramente descafeinadas no sé muy bien por qué, estaban maravillosamente conseguidas. Puntos extra por lo espeluznante de ver a Elisabeth Sladen aparentar por una vez la edad que tiene, pero descuento de puntos por la resolución algo torpe y apresurada del lado de Sarah Jane.

Total, que un episodio bastante equilibrado, quizá más fuerte en la primera parte que en la segunda, pero como inicio de temporada y al mismo tiempo salida de un miembro del elenco principal, bastante más que digno. Ciertamente The Sarah Jane Adventures no reinventa la narrativa en televisión, pero como dosis semanal para mantener el mono a raya hasta que vuelva el Doctor, no está nada mal. Y por cierto, recordad que dentro de dos semanas el Undécimo Doctor hará una aparición estelar, así que permanezcan en sintonía: seguiremos informando.