[Recap] 5×02 Dexter: Hello, Bandit

[spoiler2]

La semana pasada vimos en My Bad como Dexter intentaba encajar la muerte de **Rita a su manera. Podemos decir que ya ha superado las dos primeras fases del duelo, es decir, negación e ira después de matar con sus propias manos al primero que se le cruzó. Cada uno tiene su método y este es el Dexter’s way. Pero lo duro aún está por venir porque ahora debe ejercer de padre a tiempo completo y eso significa que va a tener que apartar a su oscuro pasajero por un tiempo.

Lidiar con una adolescente como Astor no es tarea fácil pero hacerlo después de que hayan asesinado a su madre es prácticamente imposible. Además, Dexter no entiende la importancia de llevar la ropa apropiada a clase, él es más de manchas de sangre, pero no le queda más remedio que intentarlo para mantener a lo que queda de su familia unida (aunque Debra y su nevera llena de cervezas no son de gran ayuda). Si es que la frase boys are easier le sale del alma.

A pesar de sus esfuerzos por acallar las voces de su oscuro pasajero, una mancha de sangre en el camión de mudanzas despierta su instinto y decide dejarse llevar. Como bien dice, debe hacer lo que aconsejan en los aviones, ayudarse a sí mismo para poder ayudar. Y si lo que él necesita es seguir a la llamada de la sangre, pues que la siga, eso sí, sin descuidar a Harrison. ¿No os pareció adorable el cuento del ogro verde? Pues al pequeño Harry pareció hacerle mucha gracia...

Mientras tanto, el FBI sigue investigando el asesinado de Rita ahora que ya han eliminado a Dexter como sospechoso, y el equipo empieza a recuperar la normalidad con nuevos casos (y algún que otro más antiguo). Masuka está amargado sustituyendo a Dexter en su sangriento trabajo, Laguerta y Batista empiezan a tener problemas de confianza y Quinn reparte su tiempo entre sus intentos por seducir a Debra y sus sospechas sobre Dexter, vaya, lo normal en un día en el departamento de homicidios de Miami.

Finalmente, mientras Dex consigue descubrir qué historia se esconde tras la mancha del camión, no puede evitar que su familia se desmorone. Astor, junto a su hermano Cody, decide ir a su antigua casa en busca de algo de consuelo pero nada les puede calmar el dolor que sienten. Y es que Astor acaba confesando que lo que le molesta de Dexter es que les hiciera pensar que con él todo sería perfecto y serían felices para siempre y ahora se siente estafada porque todo ha ido a peor.

Harry le dice que los niños son su salvación pero, tal vez lo mejor es dejar un tiempo solo a Dexter para que pueda reorganizar su vida y vuelva a recuperar su antiguo estado de ánimo porque, como Astor y Cody, ahora está destrozado psicológicamente (o en su caso, más de lo normal). Ni siquiera marcarse un objetivo ya le llena tanto como solía porque, aunque parezca mentira, todo es susceptible de empeorar. De todas maneras, dudo que el asesino del mechón (por llamarlo de alguna manera) se vaya a ir de rositas. ¿Y vosotros qué opináis? ¿Cuánto tardará en estar tumbado envuelto en celofán?