[Recap] 7×05 Grey’s Anatomy, Almost Grown

[spoiler2]

Grey's Anatomy se recupera de la desastroza entrega anterior con un episodio que nos recuerda en parte a los inicios de la serie. Los residentes se encuentran en cuarto año y, dentro de poco tiempo, terminarán en programa para dar paso a una especialidad -- nada más pensemos que los hemos seguido desde su primer día en el Seattle Grace... --. Pero el llegar a cierto nivel profesional no significa lograr cierto grado de madurez, como lo vemos con los cirujanos especialistas.

Almost Grown toma como línea central la madurez profesional e individual. Para ello toma cuatro casos distintos, los pacientes asignados a los residentes. Karev se queda en pediatría, con el caso de Seth, un chico de 13 años que quiere que le remuevan los senos. Jackson y Mer Grey reciben a la señora Radigan, quien requiere una neurocirugía. Kepner y Yang son asignadas al señor Henley, paciente que necesita un transplante. Todo esto ocurre mientras Torres, Hunt, Shepherd, Robbins, Altman, Bailey presentan proyectos para recibir un millón de dólares. Sin duda mucho, pero ordenado como debe.

Hace tiempo que notabamos el peso del chief Richard Webber en el hospital... como en los viejos tiempos. Webber ha regresado con el propósito de llevar al Seattle Grace Mercy West de vuelta al número uno en el ranking. Lo mejor para hacerlo es meter presión en los médicos que se encuentran en formación. En esta ocasión les presenta un reto significativo en sus carreras, un paso más por así decirlo. Al entregar los uniformes azul marino les da el poder, el asenso momentáneo a ser cirujanos titulados. Sin duda un ejercicio que tarde o temprano tendrán que hacer, pero en este caso será para restarle carga a los verdaderos cirujanos que se encuentran trabajando en sus proyectos.

Empecemos con Alex Karev, quien trabaja con Mark Sloan y Arizona Robbins como sus subordinados. Como siempre ocurre en pediatría, Karev tiene que defender al pequeño humano; bueno, en este caso ni tan pequeño. Seth se encuentra en secundaria y debe de soportar las burlas de sus compañeros, pues tiene senos. Dentro de poco Seth entrará al bachillerato, por lo que quiere retirar sus senos con cirugía, para por fin ser un chico normal. Su madre no entiende; está nerviosa y cancela la cirugía. El reto de Karev, de nuevo, es defender lo que es mejor para su paciente -- lo cual hace excelente --. La cirugía resulta todo un éxito.

Para Jackson Avery y Meredith Grey, esta oportunidad se convierte en una competencia. La paciente necesita un procedimiento para liberar la presión que tiene en su cráneo. Antes de decidir quien tomará la cirugía, Shepherd les deja como tarea practicar con huevos; deben romper la cascara sin tocar la membrana. Meredith se confia, mientras que Avery aplica un bluff que le servirá para poco durante la cirugía, al provocar una hemorragía. Durante la cirugía, Meredith da consulta a una paciente en post-operatorio, que tiene una hemorragia. Como Shepherd se encuentra ocupado con el desastre de Avery, Meredith realiza una perfecta craneotomía de emergencia, sola. Talento tan natural con el sello Grey.

En esta ocasión, April Kepner es asignada a cirugía cardiotoráxica, con Cristina Yang, bajo la supervisión de Teddy Altman. El caso: un señor de 57 años que necesita un transplante pulmonar. Mientras que Kepner trata de cumplir con su trabajo -- nerviosa, como siempre --, Cristina sigue con su cara larga y sin emitir opinión durante el diagnóstico. Gracias a su interacción con Roy -- más que las palabras de Altman o las de Kepner --, Cristina Yang es capaz de exponer un argumento y defenderlo ante el consejo de transplantes. Un primer paso que queríamos ver desde hace dos episodios por lo menos. Esperemos que no quede aquí.

Por último, vale la pena mencionar a los cirujanos exponiendo su plan a Webber. Mientras Callie Torres predispone a todos sus compañeros -- incluyendo a su novia --, Richard va recibiendo a cada uno por separado. Teddy Altman tiene serios problemas para mantenerse en el tema, restando importancia a otras áreas -- como neuro --. Owen Hunt propone dar entrenamiento de trauma en casos extremos a todos los doctores, resaltando lo ocurrido aquel día del tiroteo. Mark Sloan, expone un plan bastante ambicioso y de qué forma. Robbins, plantea su plan detallado para las pequeñas personas. Shepherd quiere encontratar la cura del Alzheimer, pues tiene miedo que Meredith tenga la enfermedad. Bailey propone invertir en lo que ya se tiene... total, ese millón no existe, ¿verdad? En todos los casos, las propuestas son personales; al final de Hunt tiene más sentido. Parece que dentro de poco tendremos cambios en el Seattle Grace...

Además de continuar con la formación profesional de nuestros personajes, Almost Grown ensambla de manera adecuada cada una de las historias -- no como en el episodio anterior --. Mucho de esto lo debemos al excelente trabajo de dirección por parte de Chandra Wilson, su tercera ocasión. Rescatamos la reacción de Cristina Yang ante durante la reunión ante el tribunal de transplantes; a Lexiepedia como jefe de residentes; y Callie con su breakdown por ser considerada una mala lesbiana. Vamos mejorando la temporada, así que esperamos un paso adelante para el siguiente episodio.

En TVlia: Grey's Anatomy, séptima temporada