Reinventarse o ¿morir?

El mundo del espectáculo, como bien sabía la Norma Desmond de Sunset Boulevard, es muy cruel y te exprime al máximo hasta que te saca todo el jugo para después sustituirte por una fruta mucho más fresca y sabrosa. Los afortunados consiguen ahorrar el suficiente dinero como para no necesitar volver a trabajar el resto de su vida pero no todos lo consiguen y en algún sitio hay que buscarse los garbanzos.

Pero por suerte para muchos, alguien se inventó la telerrealidad y muy mal se te tiene que dar para no conseguir colarte en alguno de los múltiples reallities. De esta manera surgen proyectos como el que os comentó hace un tiempo Charlie November en el que Billy Ray Cyrus, padre de Miley Cyrus a.k.a. Hannah Montana, se convertirá en cazador de marcianos.

Hoy mismo hemos conocido que una de las últimas en caer en esto de la telerrealidad es la ex-Twin Peaks Lara Flynn Boyle que mostrará su apasionante vida a caballo entre Hollywood y Texas. Pero el proyecto de este tipo que más me ha perturbado últimamente es la serie recién estrenada Teach de Tony Danza.

El actor norteamericano que protagonizó junto a la jovencísima Alyssa Milano Who’s de Boss? en los ochenta está a punto de cumplir los sesenta y dado que su carrera está, por decirlo finamente, en standby desde hace un tiempo, ha decidido darle un giro a su vida y convertirse en profesor de instituto, pero eso sí, delante de las cámaras para que todos lo veamos.

¿Os imagináis tener a Tony Danza de profesor de lengua? Pues eso es lo que les ha pasado a los alumnos de un instituto de Philadelphia que durante un año lo han tenido como profesor. Seguramente muy pocos de ellos saben bien quién es este señor pero eso no lo hace menos traumático.

Por lo visto Danza, antes de convertirse en actor, se graduó en Historia pero su carrera en el espectáculo le impidió continuar con su vocación pedagógica hasta que recientemente se cruzó en su camino la cadena A&E que le ha permitido cumplir su sueño. Lo que pasa es que no tiene ninguna experiencia y se pone muy nervioso dando clase hasta el punto de tenerse que cambiar de camisa porque la tiene más sudada que Camacho en el Mundial de Corea y Japón.

Me fascina la infinita capacidad para sorprendernos de las cadenas de televisión porque ni en mis peores pesadillas me habría imaginado semejante programa. Lo cierto es que hay gente muy perturbada en puestos de responsabilidad, o si no, decidme cómo es posible que a alguien con una buena salud mental se le pudo ocurrir seguir el día a día de la familia Osbourne.

Vía: TVSquad | Foto: New York Post