[Recap] 2×08 Community: Cooperative Calligraphy

[spoiler2]

Uno de los factores que hacen de Community una serie grandiosa es la utilización de la cultura pop en su propio beneficio pero también se está convirtiendo en un curso acelerado de géneros y formas audiovisuales. El episodio de esta semana nos ha enseñado qué es un bottle episode, es decir, un episodio en que los personajes están encerrados en una sola loca localización al más puro estilo The Breakfast Club. En general, en este tipo de episodios el peso recae sobre los diálogos a falta de acción exterior pero si pensamos que eso quiere decir que no podría haber acción estábamos muy equivocados.

El germen de todo es la desaparición de un bolígrafo de Annie (uno de los mayores mcguffin jamás visto), que harta de que continuamente le desaparezcan cosas, entra en cólera e impide que nadie salga de la sala de estudio hasta que no confiese el culpable. Una reacción bastante desmesurada, ¿no? Pero lo que empieza siendo una tontería acaba desembocando en un una cuestión de confianza que puede acabar con el grupo porque it’s not a pen, it’s a principle. Me encanta cuando se ponen tan intensos.

Como si de una novela de Agatha Christie se tratase, las culpas van recayendo de unos a otros. Todos parecen sospechosos: Britta y sus ganas de huir y su utilización de la constitución, Abed y su obsesión por generar situaciones audiovisuales, Jeff y su palabrería, Pierce y sus picores, Troy y las estadísticas (y el ramalazo racista de Pierce), Shirley y su negativa a enseñar el contenido de su bolso y hasta la propia Annie y la intensidad que pone en un asunto tan baladí.

Por cierto, como siempre en esta serie, los detalles están medidos al milímetro y los contenidos de los bolsos vuelven a decir mucho de cada uno, desde Troy y su cojín, y Abed y control de los ciclos menstruales de las chicas, hasta el hecho de que Jeff no lleve mochila para no esconder al mundo la parte de su pecho que taparían los tirantes. Y claro, no podía dejar de comentar el misterio del test de embarazo (para mujeres negras) de Shirley, que seguro dará mucho que hablar, porque si los cálculos de Abed son correctos, el padre no sería su ex-marido sino cierto ex-profesor.

Finalmente, y después de mirar hasta debajo de la moqueta, acaban desnudándose e incluso abriendo la escayola de Pierce, pero ni por esas (y encima se pierden el desfile de cachorritos). Así que ¿quién es el culpable? Pues si todos los culpables posibles han sido descartados hay que recurrir a las imposibles, como que un fantasma decapitado recorra el campus de Greendale en busca de un bolígrafo para escribirle una carta a su amada, y todo para mantener la confianza del grupo.

Pero por muy loca que parezca la esta teoría, la realidad no se queda corta. ¿Quién iba a pensar que el culpable sería Annie’s Boops, el mono de Troy? Para los que no recordéis quien es, se trata del mono (con cuenta de Twitter y todo) que le consiguió Abed a Troy en el episodio Contemporary American Poultry de la primera temporada pero que acabó liberando después de que el grupo se emborrachase del poder que le daba el control del pollo de la cafetería. Y es que en esta serie ningún elemento es superfluo. Yo reconozco que creí que todo era fruto de algún experimento de Abed, ¿Y vosotros quién pensasteis que era el culpable?