[Recap] 4×07-08 The Sarah Jane Adventures: The Empty Planet

[spoiler2]

Cualquier episodio que siguiese a la aparición estelar del Undécimo Doctor y Jo Grant en SJA tenía un duro camino por delante. Afortunadamente podemos decir que Gareth Roberts, el guionista responsable de esta entrega, ha salvado la situación con más que razonable dignidad. En efecto, no es la emocionante aventura de la semana pasada, pero es una historia bonita con diálogos divertidos —la especialidad de Roberts, autor entre otros de los episodios de Doctor Who The Lodger y The Unicorn and the Wasp— que aunque no reinventa el género nos regala una hora de entretenimiento sin pretensiones.

Pero eso no quiere decir que este episodio no tenga puntos negros, y, por desgracia, tiene puntos muy pero que muy negros. El primero y más importante, que además puede destrozar el episodio para alguno que sea demasiado exquisito, es la apabullantemente espantosa interpretación de Gavin. Recita sus diálogos apresuradamente, de forma casi ininteligible y con tanta emoción como los anuncios por megafonía de una estación de tren. Cosa que no sería un problema si fuera un secundario, pero si tenemos en cuenta que es el único humano sobre la tierra aparte de Clyde y Rani tiene un papel bastante central en el episodio.

Por otro lado, la premisa de la historia —el niño que resultó ser rey de un planeta lejano— tiene su punto de encantador, no cabe duda, y tiene una cierta resonancia de cuento de hadas muy interesante. Pero al mismo tiempo algo chirría, y es precisamente eso. ¿Rey? ¿En serio? ¿No se les podía ocurrir un título más... espacial? En cualquier caso, la elección del término no hace mella en la efectividad de la historia, y es que hay un mensaje muy tierno en el episodio: los más desafortunados pueden ver su suerte cambiar.

En general es un episodio promedio. No es de los peores, desde luego, pero tampoco es de esos brillantes momentos en los que SJA acaricia los niveles de su serie matriz. Aún nos quedan dos seriales más esta temporada, y tienen títulos muy apetecibles: Lost in Time y Goodbye, Sarah Jane Smith. ¡Hasta la semana que viene!