[Recap] 5×08 Dexter: Take It

El hombre ha domesticado su instinto primitivo de luchar para poder vivir en sociedad pero eso hace que, a menudo, nos reprimamos a riesgo de no conseguir lo que deseamos. Pero como bien sabe Dexter, ese instinto no desaparece y cada uno lo acaba canalizando como puede, unos juegan a fútbol, otros hacen paracaidismo, y otros se dedican a asesinar a todo malhechor que se le cruce por delante, y así, matar dos pájaros de un tiro.

Y precisamente esto es lo que propone el charlatán de Jordan Chase, aprovechar el instinto primario en nuestro propio beneficio. Además, si lo pensamos bien, la única diferencia entre Cole Harmon o Jordan Chase y Dexter es que éste, gracias al código de Harry, utiliza su poder (es decir, su instinto) para el bien cuán superhéroe. ¿Acaso alguien duda de que si Dex hubiese caído en otras manos después de la muerte de su madre no sería como los demás?

Por suerte para la sociedad en general, y para Lumen en concreto, Dexter está decidido a quitar de en medio a Cole Harmon, y más después de que se le escapase en el episodio pasado pero desde que no trabaja solo, todo es mucho más complicado. ¿Cómo es que Lumen siempre está a punto de fastidiar sus planes? Menos mal que Dexter ha demostrado tener una gran capacidad de reacción porque esto es un sinvivir. Entiendo que Lumen está jugando un papel muy importante en su recuperación pero a este paso van a conseguir que le atrapen (y que la maten a ella también).

Y es que esta temporada Dexter está muy diferente, jamás lo habíamos visto tan humano, y eso no tiene por qué ser necesariamente bueno. ¿Quién se iba a imaginar que acabaría confesando cómo se siente tras la muerte de Rita ante una sala llena de desconocidos? ¿Y quién pensaba que le confesaría todo a Lumen? Bueno, esto último nos lo imaginábamos todos porque necesitaba desahogarse con alguien pero ¿habrá elegido bien? Ni su padre, ni Miguel Prado soportaron saber la verdad así que ¿será **Lumen la que le hará sentir completo de nuevo? No sé vosotros pero yo lo veo bastante negro.

Pero volviendo al caso, finalmente matan a Harmon pero no consiguen sacarle más información sobre el otro atacante de Lumen, pero lo que son las cosas, Chase les pone en la pista en el último momento con la frase: Tic, tic, tic, that’s the sound of your life running out. Qué oportuno, ¿no? Así pues, Dexter ya tienen su siguiente objetivo fijado y ahora sólo falta ver cómo se las apañan para tumbar al experto motivador en su mesa, una pena, porque es un personaje que podría haber dado mucho de sí. ¿No lo encontráis maravillosamente perverso?

Por otro lado, la operación fallida en el club Mayan necesita un cabeza de turco que cargue con las culpas. La primera idea de Laguerta es culpar a la novata de Mazon con la excusa de que tiene tiempo para recuperarse pero todo cambia cuando Debra se queja y le sugirie que la culpa recaiga sobre todo el equipo. Laguerta lo interpreta como una afrenta y acaba culpándole a ella de todo con el apoyo de Mazon. ¿Cómo es que siempre hacen que los personajes femeninos se puteen entre ellos? El problema es que esto, para Debra, no es más que la gota que colma el vaso porque está teniendo problemas con el hecho de no sentirse mal por haber asesinado a Carlos Fuentes. Si es que al final resultará que Dexter es el más cuerdo de todos.

Y para el final me dejo la interesantísima trama de Stan Liddy, que poco a poco se va acercando cada vez más a Dexter y está empezando a mostrar su cara más desagradable a Quinn. A base de triquiñuelas, ya sabe quién es Lumen, y a pesar de que aún ande un podo perdido, no tardará en unir los puntos correctamente (bolsas de basura, rollos de plástico y demasiadas maletas para una salida nocturna en barco). Veremos qué hace con las fotografías que ha tomado pero me temo nada bueno. En general, el episodio me ha parecido mejor que el anterior, ni que sea porque la trama de la Santa Muerte ha tenido menos peso y ¿vosotros qué pensáis? ¿Creéis que la relación Dexter/Lumen tiene futuro?