[Recap] 5×09 Dexter: Teenager Wasteland

[spoiler2]

Cada vez queda menos para que acabe la quinta temporada y eso se nota en el ambiente. A lo largo de la temporada ha había subidas y bajadas de intensidad pero definitivamente está cogiendo carrerilla hacia el abismo del que previsiblemente nos dejarán colgando. Pero empecemos por el principio, la semana pasada en Take It Dexter descubrió que otro de los atacantes de Lumen era Jordan Chase pero ahora necesita pruebas para ponerle en su mesa porque su código requiere exactitud. ¡A buenas horas!

El Dexter de esta temporada está siendo muy laxo con el código de Harry hasta el punto de saltárselo en varias ocasiones así que me hace gracia que, de repente, sea tan estricto. Pero no me quejo, al menos se ha dado cuenta de que debe volver a ser meticuloso pero tal vez esta no fuese el mejor momento. Como le pasó con Trinity, para buscar pruebas se acaba acercando demasiado a Chase y eso le coloca en una posición muy delicada en la que en cualquier paso en falso le puede poner al descubierto. Y ese paso en falso en este caso tiene forma de vial de sangre.

Lo peor de todo es que, además de descubrirse, no consigue las pistas que buscaba aunque ahora ya no las necesita porque el propio Jordan Chase se ha destapado con la llamada a Lumen. Realmente espeluznante su frialdad. ¿Tan seguro está de sí mismo que no le importa que sepan que sabe que van detrás de él? Si es así, miedo me da pensar en su plan de escape porque ya hemos visto que tiene una capacidad de anticipación asombrosa.

Tampoco quiero entrar en lo que nos traerá el próximo episodio porque no quiero spolear a nadie pero el avance es realmente prometedor, sobre todo por la aparición de un vídeo. Sea como sea, lo que está claro es que los planes de Dexter y Lumen tendrán que acelerarse porque Chase no se quedará con los brazos cruzados. Y por cierto, ¿quién será esa Emily Birch?

Pero Chase no es la única amenaza ya que Stan Liddy se ha propuesto por su propia cuenta y riesgo descubrir qué esconde Dexter a pesar de que Quinn le ha dicho que deje de investigar. ¿En serio pensaba que se iba a deshacer de él tan fácilmente? Liddy es claramente un perturbado y no cesará hasta destapar a Dexter, el ojito derecho de Laguerta.

Y hablando de Laguerta, está pagando duramente el hecho de utilizar a Debra como cabeza de turco para cerrar la fallida operación de captura de los hermanos Fuentes. La comisaría en pleno, incluyendo a Batista, se ha puesto de parte de Debra y ahora Laguerta se siente constantemente atacada hasta el punto de no querer reabrir el caso de las mujeres de los bidones asesinadas a pesar de que existan evidencias de que se Boyd no era el único culpable. Por suerte acaba entrando en razón pero aprovecha la ocasión para fastidiar la relación entre Debra y Quinn. Era cuestión de tiempo de que Debra se enterase de que Quinn investigaba a su hermano aunque reconozco que pensé que iba a ser Liddy quien se lo dijese.

Y para el final me he dejado la trama que más me ha gustado porque vemos la otra cara de Dexter, la de padre preocupado. Aunque parezca mentira, lo mejor que le ha podido pasar ahora mismo a Dexter es que Astor se escapase de casa de sus abuelos y se presentase borracha. Esto le ha hecho darse cuenta de que lo que más desea es ser un buen padre porque no ha dudado en sacrificarse para ayudar a la amiga de Astor dándole una paliza a su agresor mientras le enumera los efectos de cada golpe. Enternecedor, Harry estaría tan orgulloso de Dex como él lo está de Astor. Veremos cuánto dura el buen carácter de Astor porque, como buena adolescente, puede volver a sacar su rabia en cualquier momento.

Además, el pequeño Harrison ha puesto a su padre en un aprieto cuando aparentemente llama mamá a Lumen (aunque era su muñeco). Me hace gracia que todos asuman que Dexter y Lumen tienen que estar liados aunque nosotros sabemos que son sólo partners in crime, al menos por ahora porque no sabemos hasta dónde llevará Dex su reinvención. ¿Qué os ha parecido el episodio? A mi el final me ha dejado con la boca abierta y sólo puedo decir una última cosa mientras esperamos al próximo episodio: tic-tic-tic, that’s the sound of OUR life running out.