[Recap] 7×06 Grey’s Anatomy: These Arms of Mine

[spoiler2]

En Grey's Anatomy, los médicos continúan por el camino de la recuperación, la sanación y el nacimiento... La serie en si pasa por el mismo camino, entre tropiezo, paso adelante, paso atrás. Para el sexto episodio de la actual temporada, Shonda Rhimes decidió dar luz verde a una idea de Stacy McKee -- co-productora ejecutiva --: hacer un documental al estilo Boston Med o Hopkins, en el universo del hospital Seattle Grace Mercy West. El resultado es un episodio atípico pero que muestra evolución en algunos personajes, mientras que otros se encuentran estancados en el mismo lugar.

En el episodio titulado These Arms of Mine, Grey's Anatomy se transforma en el especial Seattle Medical: Road to Recovery. El documetal muestra a los doctores que sobrevivieron al ataque de aquel hombre, evento donde murieron once personas. Vemos a sus pacientes, sus triunfos y sus decepciones. Derek Shepherd, Owen Hunt, Mark Sloan y Callie Torres forman un equipo para realizar el transplante de ambos brazos a un paciente. Karev recibe el caso de Lily, una niña de 9 años, con quien mostrará su compromiso con la pediatría. Bailey recibe a Mary Portman -- actriz invitada Mandy Moore ---, para realizar el procedimiento que tenían pendiente. Arizona Robbins recibe una beca que significa tomar una decisión muy importante.

Empecemos con el paciente Zachary y el transplante de sus brazos. Hace cuatro años que perdió sus brazos, hace dos empezaron a buscar donador. Ahora Zack está listo para el procedimiento de los titanes médicos -- como les gusta autonombrarse --. Al encontrar donador, un primer obstáculo es un tatuaje con el nombre de Nicole. Zack acepta continuar con el proceso sin importar el tatuaje, y así ocurre. Callie Torres -- molesta en ese momento -- pone manos en la obra para unir, como es debido, las conexiones para el flujo de la sangre, como si fuera el audio y el video de una televisión. La cirugía resulta todo un éxito, demostrando la fortaleza del paciente, Un paso adelante para los médicos y para el hospital.

Para Alex Karev, cada vez se ve más involucrado en Pediatria. Entiende que dicha especialidad reúne a la élite de la medicina y se salva la vida de los más pequeños. En esta ocasión lo vemos hacerse cargo de Lily, una niña de 9 años con un tumor benigno en su tráquea. A primera instancia, el diagnóstico resulta fatal... pero gracias a Arizona Robbins y al mismo Karev, se opta por una opción experimental. La idea es crear una traquea con células de la niña. En el proceso, Karev insiste a las cámaras que se interesa por la especialidad de pediatría... pero deja claro que no lo hace por los niños, sino por el nivel de la medicina. Obviamente, Alex Karev si se preocupa por los más pequeños y es capaz de montar guardias que resultan eternas; vamos, hasta canta canciones de Bieber.

La doctora Bailey recibe de nuevo a Mary; es la primera vez que se ven después del terrible acontecimiento. Resulta que Mary y su esposo decidieron viajar por el mundo después del evento, gastaron casi todos sus ahorros porque la vida es corta. Ahora es tiempo de establecerse, tener hijos y para eso es necesaria la cirugía. Como dice Bailey, es un precedimiento rápido, de texto de libro... pero como toda cirugía existe el riesgo de no respetar. Mary entra en coma y a las cuatro semanas, su esposo decide desconectarla del soporte de vida. Una decepción grande para Bailey, quien sabemos tiene un trato especial con sus pacientes; con algunos siente afecto, una conexión emocional importante.

En cuanto a triunfos, Arizona Robbins gana una beca para apoyar a la cirugía pediatrica. El reconocimiento es difícil de conseguir; como dice Teddy, es de esos premios que consiguen los grandes. Mientras que el jefe Webber se la pasa presumiendo el premio de Robbins ante las cámaras, Arizona se enfrenta a la decisión más difícil de su vida pues quiere mudarse a África; Callie no recibe bien la noticia. Al final, las doctoras deciden irse juntas... ¿Por cuánto tiempo será?

A pesar de que la semana pasada vimos un destello por parte de Cristina Yang, en este episodio se ve "bloqueada" emocionalmente hablando. Meredith ayuda a su mejor amiga a salir ante la cámara, pero por momentos resulta imposible. Por momentos, Meredith dice que Cristina es una heroína pues nadie más hubiera realizado lo que ella logró con la cirugía de Derek. Por el contrario, Yang se niega a ser una heroína... idea que al final queda ambigua pues menciona que ser Héroe tiene su precio.

These Arms of Mine es un episodio fuera de lo común, extraño, pero cumple con su propósito: marcar la posición de los doctores en esta etapa de su recorrido a la curación. Todavía falta mucho, pero poco a poco lo lograrán. Creo que el formato queda justificado, pues dentro del episodio Webber intenta posicionar al hospital y sus médicos como ¿parte de su plan? Por otra parte, ¿cuándo recuperaremos a Cristina?, ¿ya es suficiente, no?

En TVlia: Grey's Anatomy, cuarta temporada